23 de marzo de 2013

¿ES UN MANDAMIENTO USAR LA BARBA O LAS GUADEJAS (patillas largas)?

APRENDIENDO TORAH
¿ES UN MANDAMIENTO USAR LA BARBA O LAS GUADEJAS (patillas largas)?
MENSAJE A LOS MESIANICOS QUE SIGUEN TRADICIONES RABINICAS CREYENDO QUE SON TORAH
habiendo investigado muy cuidadosamente sobre el tema. ¿ a los israelitas se les ordena usar barba ya que, en realidad existe tal mandato.?

se hace la aseveración que las Escrituras se refieren al cómo tratar la barba de uno. Pero los mesianicos hacen mención de que “El ETERNO ordena a todos los israelitas de la comunidad no afeitar los costados de sus barbas”, aspecto este que se introduce en Levítico 19:1/2, 27,37. Dice así (en la Biblia de Jerusalén), “Habló YHWH a Moisés, diciendo: Habla a toda la comunidad de las hijos de Israel y diles; no rapéis (afeitéis) en redondo vuestra cabellera, ni cortéis los bordes de tu barba… guardad todos Mis preceptos y todas Mis normas, y ponedlos en práctica. Yo YHWH.” En la versión de Reina Valera el fraseo es como sigue, “No haréis tonsura en vuestras cabezas, ni dañaréis la punta de vuestra barba.”
Y EN LA VERSION ISRAELITA NAZARENA DICE ASI:
Lev 19:1 YHWH le habló a Mosheh, diciendo:
Lev 19:2 Háblale a toda la comunidad yisraelita y diles: Ustedes deben ser santos, porque yo, YHWH su Elohim, soy santo
Lev 19:27 Ustedes no deben redondear los bordes de su cabellera, ni destruir los bordes de su barba;
Lev 19:37 Ustedes deben observar fielmente todas mis leyes y todas mis reglas: Yo soy YHWH."
Hasta aquí todo va bien. No tenemos aún un mandamiento sobre el que usemos barba alguna, y más tarde veremos que ni “redondear” ni “dañar” se pueden definir como “afeitar”. Saltemos ahora a Ezequiel 44:20 con el deseo inútil de probar que hemos sido ordenados a usar barba. Rápidamente dos cosas son obvias. Una es que este mandamiento es una orden directa para LOS LEVITAS, y no para la población en general de los israelitas. Segundo, el tema se refiere a dejarse crecer los lados de la cabeza misma. A los sacerdotes Levítas se les ordena, aquí, que no se rasuren la cabeza, pero nada dice acerca de afeitarse la barba.

Sugiero que la cabeza y la cara son dos cosas diferentes y cuando el escritor se refiere a la afirmación de “no rapéis en redondo vuestra cabellera” ello significa, no afeitarse nada en la cabeza de uno. La respuesta del escritor es que cabeza implica desde la nuca hasta arriba. Levítico 19, versículos 1, 2, 27, y 37 se citan allí. El versículo 2 dice, “Háblale a toda la comunidad…” y el versículo 27 reza, “no rapéis en redondo vuestra cabellera, ni cortes los bordes de tu barba.” Es obvio, que puesto tanto la barba como la cabeza se mencionan de forma separada, ellas son dos cosas diferentes. Si “cabeza” significa que es desde la nuca hacia arriba, ¿por qué describir “ni cortes los bordes” y posteriormente “no rapéis vuestra cabellera”?

Añadamos a esto anterior el fraseo de Ezequiel 44:20, esto es, “NO se raparán la cabeza, ni dejaran crecer libremente su cabellera, sino que se cortaran cuidadosamente el pelo.” Puesto que tanto cabellera como cabeza se mencionan conjuntamente, es obvio que tal versículo está hablando del cabello que está en la parte superior de la cabeza de uno, NO acerca de la BARBA. “… no se raparán la cabeza.” “Rapar” significa afeitarse. Las tres palabras, cabeza, cabellera y rapar, están hablando claramente del cabello de la cabeza, y no de la barba. El cabello de la cabeza se puede afeitar; los pelos de la barba o del bigote se pueden afeitar, también.

Los mesianicos como una excusa para tomar fuera de contexto lo que necesitaban para “probar” su punto de vista o “respaldar” (por parte de sus hombres “si”) un prejuicio que hubiese tenido al tratar este tema en particular. En ninguno de estos versículos leídos da una directa orden que nos dejemos crecer la barba. TODO lo que Levítico 19:27 nos dice es”no rapéis en redondo vuestra cabellera”. “NO RAPÉIS EN REDONDO VUESTRA CABELLERA”, nos dice “haceos crecer la barba”. Con el propósito de rapar en redondo la cabellera lo primero que tenemos que hacer es tener la cabellera para poderla rapar. ¿En que parte de las Escrituras podemos encontrar tal mandamiento de tener una cabellera? ¡En ninguna parte!

En Ezequiel 44:20 se les dice a los sacerdotes levitas que no se afeiten la cabeza.. Muchas otras personas se afeitan sus cabezas, pero dejan que les crezcan sus barbas. Muchos budistas y sacerdotes se afeitan sus cabezas, así como muchos monjes católicos se afeitan sólo una parte de su cabeza, en forma de círculo, para honrar, así, al dios-sol. Aún así ,los mesianicos insisten que “cabeza” es todo lo comprendido desde la nuca hacia arriba. No, no lo es y no está así en las Escrituras, no, cuando tanto “cabeza” como “barba” se mencionan en el mismo versículo. Obviamente que se refiere y habla de dos cosas diferentes de nuestra anatomía.

Otro aspecto para tener en cuenta, aunque en forma irónica, es que si el versículo 37 dice, “Guardar TODOS Mis preceptos y TODAS Mis normas, y ponedlos en práctica. Yo YHWH.”, y puesto que Él está hablando de “toda la comunidad israelita”, ¿no incluiría esto tanto a hombres como a mujeres, ya que las mujeres también forman parte de la comunidad israelita? Si el versículo 27 se aplica a los hombres como mandato de hacerse crecer la barba, ¿entonces a las mujeres también se les ordena que se dejen crecer la barba? ESTA NO ES UNA RAZÓN BÍBLICA.

Así que, si tenemos una barba, ¿debemos cortarnos los bordes de la barba (Levítico 19:27)? Si la respuesta es afirmativa, entonces ello no es un mandamiento, de dejar crecer algo, sino más bien dejarnos crecer una chivera. ¡Pero, espere! La palabra “dañar” no significa “afeitar”. Aún aquí, en este caso, dejarse crecer una chivera deja de ser un mandamiento directo.

Citando algo más del autor, dice él “Observemos las instrucciones dadas a los sacerdotes como UN EJEMPLO para el resto de nosotros…” Pero, leamos de nuevo a Números 1:47, 49, 50, 51 y 53. Los sacerdotes levitas fueron instruidos a hacer muchas cosas que nosotros, los laicos, no podemos hacer. Números 1:51 dice que si nosotros seguimos su ejemplo -el de los levitas- podríamos ser condenados a muerte.
Mirando a los sacerdotes, como un ejemplo para nosotros, deberíamos seguir la “teología” del Berit Kjadahas. Las palabras “ejemplo”, “ejemplos” no se encuentran en las Escrituras Hebreas. Son ellosr quienes citan a 1 Pedro 2:21 que reza, “Pues para esto habéis sido llamados, ya que Cristo también sufrió por nosotros, dejándoos EJEMPLO para que sigáis sus huellas.” O cita a 1 Corintios 10:6, que dice, “Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codician.” (Versión Reina Valera)

De nuevo, a los Sacerdotes se les dio instrucciones a cumplir que no fueron para nosotros los laicos. Deberíamos leer cuidadosamente todo lo que se escribe en Levítico 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 12, 13, 14, 15, 16, 17, y Levítico 19:21, 22, 23 y 27. También lea y estudie Ezequiel 44:10,11 y 20. Todo ello se refiere a los levitas y no a nosotros los laicos, y es un evento para el futuro, no para ahora (vea Ezequiel 44:4, en el cual la presencia del ETERNO llena el Templo…, . En ninguna de estas citas existe un mandamiento para que los sacerdotes usen barba, ni existe tampoco versículo alguno que nos diga que sigamos el ejemplo de los sacerdotes.

“Rapar en redondo”, “Dañar, y “Afeitar”

Levítico 19:27 dice: “Y diles: no rapéis en redondo vuestra cabellera, ni cortes los bordes de la barba.” (Biblia de Jerusalén). Si CABEZA implica lo que va desde la nuca hacia arriba, de nuevo preguntamos ¿por qué hacer una diferencia entre “su cabeza” y los “bordes de tu barba”? Específicamente esto significa que si deseamos hacernos crecer la barba, si es que podemos, entonces no debemos destruir (dañar) sus costados. Tampoco aquí se hace una diferencia entre la obligación debida entre hombre y mujer. Existen millones de amerindios, polinesios, y otras nacionalidades que podrían ser, parte o todos, israelitas que no pueden hacerse crecer la barba, ya que son lampiños. ¿Acaso por esa razón, están condenados a la destrucción?

Repitámoslo, si es un mandamiento directo para dejarnos crecer la barba o algo parecido, más que ¿cómo usarla SI es que tenemos alguna?, entonces las mujeres también deben cumplir ese mandato. El versículo que sigue, el 28, dice en contexto: “No haréis incisiones en vuestra carne por los muertos; ni os tatuaréis tatuaje. Yo YHWH.”

Sí de una parte no se habla de que las mujeres se deben dejar crecer la barba, entonces este versículo 28 es sólo para hombres y no para mujeres, con lo que se quiere indicar que las mujeres se pueden hacer incisiones, pero los hombres no.(absurdo no?) Observe también que el ETERNO delimita, muy cuidadosamente, la diferencia entre hombre y mujer cuando Él ordena que los hombres se deben circuncidar (Sí, las mujeres también se pueden circuncidar, así como ellas también pueden hacer crecer los bellos de la cara).(esto no tiene ni pies ni cabeza verdad?

Números 6:2 nos habla acerca de hacer voto Nazareo, mismo que si quebranta durante el período de separación (su voto), su cabeza se debe afeitar, rasurar. Note también lo que dice Óseas 1:2 y Ezequiel 5:1. A Ezequiel se le ordenó se afeitara la cabeza y su barba. Con toda seguridad que nuestro CREADOR debe ser consistente en lo que hace. Si Él ordena que alguien se debe dejar crecer la barba, también ordena a otros que se la rasuren, vemos aquí SU consistencia. Note también “cabeza” y “barba”. Si el ETERNO creó a los seres humanos, bien pudo Él enumerar los nombres de las diferentes partes de nuestra cabeza, tales como: ojos, orejas, mejillas, nariz, barbilla, tope de la cabeza, fin de la quijada. Decir que “cabeza” significa todo lo que va desde la nuca hasta el tope de la cabeza, cuando la misma y sus diferentes partes se han mencionado conjuntamente, no tiene sentido alguno.

Esdras 9:3 nos relata: “Al oír esto rasgué mis vestiduras y mi manto, me arranque los pelos de la cabeza y de la barba, y me senté desolado.” Esdras fue un sacerdote del linaje de Aaron, así que esto anterior podría obviar cualquier mandamiento para todos aquellos de nosotros que no somos sacerdotes, para que no usáramos barba. En las Sagradas Escrituras la auto-aflicción y mutilación están prohibidas muy estrictamente. Jeremías 16:6 y Levítico 19:28 y 21:5 son ejemplo de ello. Levítico 19:28 dice, “No haréis INCISIONES en vuestra carne por los muertos; ni os tatuaréis tatuaje. Yo YHWH.” Levítico 21:5 dice, “Los sacerdotes NO SE RAPARAN la cabeza, ni se cortaran los bordes de la barba, ni se harán INCISIONES en su cuerpo. “ Tirarse de los cabellos definitivamente debería dejar una herida en vuestro cuero cabelludo. Esdras debió, entonces, olvidar el mandamiento para los sacerdotes cuando él “se arrancó los pelos de la cabeza y la barba”.

Jueces 16:17 tiene que ver con todo aquel que hace voto de Nazareo. Una pregunta que merece respuesta es que si todos los israelitas sabían que no se debía afeitar tanto la cabeza como la barba, ¿por qué añadir esto anterior, de forma extra, que sólo se habría de aplicar a los del voto Nazareo?

Una analogía de lo anterior podría ser el hecho que si nosotros nunca hemos comido cerdo (marrano o cochino) en toda su vida, entonces venga alguien y, sorpresivamente, nos diga: “Hey, ¿no os he dicho que no comáis cerdo?” ¿Qué propósito tiene el decirle a alguien que no haga algo que nunca ha hecho?
Referente a lo que dice Isaías 7:20, los mesianicos contextan de esta forma "es una desgracia no llevar barba“, mismas que no coinciden con las expresadas por el Creador: “Aquel día el ETERNO rapará con navaja alquilada allende el río -Eufrates la cabeza y los pelos de los pies, y también afeitará la barba.” Si uno nota bien las notas al margen de la Biblia de Jerusalén (que es la que uso en este momento cotejandola con los manuscristos mas antiguos del tanaj) -como también en la Tanakh- podemos ver que se trata del uso de un lenguaje figurado como un ejemplo de un terreno de sembradío que se vuelve infértil. Nada tiene que ver con el dejarse crecer la barba (habla sólo de palabra sobre palabra, versículo sobre versículo). Al inicio del capítulo se habla de la rebelión del rey Rezan de Aram (Siria) y del rey Peka, y de su fallido intento de atacar Jerusalén. Comenzando por el versículo 17, el tiempo parece que se desplaza hacia el futuro, ya que “en ese día” se refiere al futuro. Se refiere a la nación de Siria que se torna desolada, en un desierto de espinos y cardos.

Note usted el fraseo, “… el cabello de la cabeza… y la barba.” ¡¡Vaya!! ¿y no es que en los “cabellos de la cabeza “ se incluyen los de la barba?

Esto anterior no dice, ni implica, ni ordena que sea una desgracia no llevar barba (como los rabinos y mesianicos sugieren), sino más bien el ETERNO desgraciará a aquellos afeitándoles todo su cuerpo y cortándoles su barba. Esto anterior no es un lenguaje figurativo, y me atrevería a opinar que el ETERNO tiene cosas más serias que hacer que sentarse allí y afeitarle el pubis y las piernas a un montón de hombres.(opinion personal)

Los rabinos y mesianicos también usan otras escrituras para PROBAR su punto de vista. Por ejemplo, 1 Samuel 21:14 menciona que David fingió locura para beneficiarse con el rey Akis de Gat, y dejaba que su saliva corriera por su barba. Pero al “dejar caer la saliva sobre su barba” de ninguna manera es un mandamiento de dejarnos crecer o usar la barba.
1 Samuel 16:11 y 12, son muy interesantes. David era un muchacho rubio, de bellos ojos y hermosa presencia. 1 Samuel 17:36 nos indica que David indudablemente estaba circuncidado, resultado directo de un mandamiento (ver Génesis 1:10, 11,12; Génesis 34:15; Levítico 12:3). De todas las citas en las cuales se hace referencia a la barba, el único lugar en el que aparece se ordena dejarse crecer la misma es 1 Crónicas 19:5. Si se toma fuera de contexto, como parece que llega a ser de amplia proporción entre estos grupos, la orden del rey a sus cortesanos es “Quedaos en Jericó hasta que os crezca la barba y después volveréis.”

Primero, ésta no es una orden de llevar barba. En contexto, lo que Janún hizo fue “prendió a los servidores de David, les rapó, cortó a media altura sus vestidos, y los despachó.” Este acto fue uno de gran pena y vergüenza para los hombres de David.

Si yo hubiere dado la orden, les hubiese dicho que se hubiesen puesto otros trajes, pero aparentemente David deseaba que permaneciesen así, semidesnudos por unos pocos meses hasta que les creciera la barba. (Si esto anterior es un mandamiento que debemos dejarnos crecer la barba, también pudo ser cierta la orden de usar nuevas vestimentas.) Haciendo a un lado la frivolidad digamos que, en contexto, obviamente se da una orden para que la “pena y vergüenza” de esos hombres les pasara y volvieran a su vieja compostura masculina, pero en ningún caso es un mandamiento de nuestro Elohim Yahweh que todos los israelitas debieran dejarse crecer la barba.

Otro argumento que se usa es el descrito en 2 Samuel 19:25 (versículo 24 en la Reina Valera). Un nieto de Saúl, Meribaal, quien había bajado a encontrarse con el rey David, “…, no había cuidado su bigote ni había lavado sus vestidos…”

Primero que todo, allí dice “bigote” y no barba (la versión Reina-Valera dice “barba”, pero la palabra hebrea SAPHAN -que es la Strong H-8222- dice barba como una pieza de vellos en los labios; que proviene de la H-8193, “labio”. “Barba” es ZAQAN, la H-2206, una palabra completamente diferente.)

Este versículo, como aquellos que mencionan la barba parecen ser (mucho más), un mandamiento de “elegancia”, no un mandamiento de dejarse crecer la barba. La misma historia aparece en 2 Samuel 10:4, excepto que allí se les corta una parte de su barba (bigote), les trasquilaron el bigote (está versión hace uso de la H-2202, “barba”).

Otro versículo para respaldar su argumento es 2 Samuel 20:9. Joab dijo a Amasá: “Estás bien, hermano mío? Y sujetó Joab con su mano derecha la barba de Amasá como para besarle.” El versículo 10 dice: “Amasá no se fijó en la espada que Joab tenía en la mano; y éste le hirió en el vientre derramando sus entrañas en la tierra.”

Lo que parece queestos grupos (rabinos y mesianicos) hacen es usar el hecho que en la antigüedad algunos hombres usaran barba. ¿En qué parte de lo leído ya, existe un mandato de usar barba? En vez de ello, de dejarse crecer la barba, en el caso real sería lo opuesto, ya que, por sutileza o por imaginación, tener barba implicaría un peligro y algo en detrimento de nuestra seguridad.

Génesis 41:14 (Reina-Valera) dice que José “se afeitó, y mudó sus vestidos”, pero en la Tanakh reza que “él tenía cortados sus cabellos y cambió sus vestidos.” En todo caso éste no es un mandamiento de dejarnos crecer la barba, sino más bien, en su contexto, que José había estado en el pozo de cieno y que se acicaló para poderse presentar ante el Faraón. Si extendemos nuestra imaginación, y si la versión de K.J. o la de Reina-Valera están en lo correcto, entonces José se afeitó su barba para estar a la moda particular en Egipto y (se obligó a sí mismo) al estilo y acicalado del momento. ¿Pero, es esto cierto? Puesto que José había sufrido enormemente por obedecer a Yahweh, y si él sabía que el CREADOR había ordenado usar barba, ¿no hubiese complacido más bien al ETERNO que al Faraón? ¿Por qué echar a un lado un historial perfecto de su vida en ese momento? Habiendo vivido en un pozo de cieno, por tanto tiempo, con toda seguridad que él estaba tan inmundo como el nieto de Saúl (2 Samuel 19:24) y “aseó sus pies y manos, arregló su barba, y lavó sus ropas”, o algo similar.

La pregunta no es “usar o no usar barba” sino, más bien, mantenerla bien cuidada, presentable. Esto podría incluir, por supuesto, arreglarse el cabello, SI ES QUE UNO TIENE CABELLO, arreglarse bien la barba SI ES QUE UNO PUEDE PORTAR BARBA. Ezequiel 44:10/20 nos da mandamientos específicos para el sacerdocio levítico de NO afeitarse la cabeza o dejar que su cabello crezca. NO DICE NADA ACERCA DE DEJARSE CRECER LA BARBA. Ni la Escrituras nos dicen qué debemos seguir el ejemplo de los sacerdotes. Números 1:51, recuerde, nos dice, “… cuando haya de trasladarse la Morada, la desmontarán los LEVITAS,… el laico que se acerque, será muerto” En otras palabras, los sacerdotes levitas fueron separados y designados a efectuar ciertas tareas, y si nosotros seguimos su ejemplo, seríamos dignos de ser muertos por hacerlo.

Si la cabeza específicamente significa “de la nuca hacia arriba”, incluyendo con ello todo lo que esté sobre la cabeza, no es sino pura conjetura, lo cual, cuando se toma en su contexto sólo delimita la quijada, las mejillas, el tope de la misma, etc., ya mencionado en otros versículos y falla en convencer a alguien de tal aseveración. Ezequiel 44:18 dice, “Llevarán en la cabeza turbantes de lino, y fajas de lino a los riñones; no se ceñirán nada que transpire sudor.” Si “cabeza” significa “desde la nuca hacia arriba” (“ellos no se afeitarán la cabeza”), entonces tales sacerdotes cubrían totalmente su cabeza, partiendo desde la nuca, con los turbantes de lino. Muchos, con toda seguridad, se sofocarían hasta morir.

El cómo guardar el día Sabbath (sábado) se da en varios versículos a todo lo largo de las Escrituras Hebreas, pero un mandamiento directo se da en primera instancia. Esto no deja duda alguna en la mente del lector. El cómo cuidar la barba como también el cabello se explica en muchos versículos de las Escrituras. Pero en ninguna parte se encuentra un mandamiento específico de dejarse crecer la barba, excepto el dado a aquellos hombres que hagan VOTO DE NAZAREO. Esto tampoco ha sido una omisión del ETERNO CREADOR si estuviese golpeando a alguien con la enfermedad de Alzheimer como tampoco si no le importara si un israelita usara o no barba.

Sin embargo la conclusión del tema es que, si nos dejamos crecer la barba, debemos tener especial cuidado en mantenerla bien arreglada, de forma apropiada.

Otro argumento que se esgrime es que los romanos solían ser hombres que se mantenían afeitados, y por ende nosotros deberíamos hacer todo lo contrario y no imitarlos (pensamiento muy extendido entre los rabinos). Justamente porque los paganos romanos se afeitaran no quiere decir que debemos hacer todo lo contrario. Ellos también se vestían. ¿Acaso debemos hacer lo contrario? No veo un directo mandamiento en ese actuar así. También fueron politeístas. Nosotros no debemos ser (compruebe el primer mandamiento) lo mismo porque tenemos un mandamiento directo de no serlo, por lo que tampoco dejarse crecer la barba es un mandamiento directo.

Cuando investigamos algo, para escribir un artículo, debemos hacer todo intento posible de ser imparciales y no permitir que la parcialidad entre en nuestras con conclusiones. Si mis conclusiones no están de acuerdo con la opinión de alguien o de sus investigaciones, que así sea entonces.

En absoluto veo yo mandamiento alguno en el que los hombres se dejen crecer la barba. Lo que si veo es el hecho que si un hombre la tiene, es que se le ordene que la mantenga bien cuidada.

Levítico 19:27 (NKJV) reza: “No afeitaréis en redondo vuestra cabeza, ni desfiguraréis los extremos de vuestra barba.” La palabra subrayada corresponde a la H-5362 de Strong, traducida en la KJV como redondo, y redondear en la Tanakh. La palabra hebrea para ello es NAQAPH, “pegar con más o menos violencia (golpear, caer, corroer); por implicación (de ataque) golpear conjuntamente, i.e. circular o bordear.” Significado menor: “acompasar (alrededor, -ando) cortar y echar abajo, destruir, ir alrededor de, incluir, redondear.” Todos estos significados menores tienen más que ver con guerra y batalla, no así con una búsqueda barberil.

En ninguna de estas definiciones anteriores se usa la palabra “afeitar”, ni tampoco se implica ese significado. Tanto en la KJV como en la Tanakh, se usa la palabra REDONDEAR, y no AFEITAR
Tampoco en las anteriores definiciones, ni de las del escritor ni el de las Escrituras se ve un mandamiento que invite, ni en lo más mínimo, a tener en cuenta tal implicación: la de afeitarse la barba. La palabra “adjunto” tiene su definición, “encerrar alrededor; rodear; cercar; vallar; contener.” También “encerrar.” Estos son términos que se usan en la guerra, no para aplicarlos a una barba. Los rabinos y mesianicos están tratando que las Escrituras digan algo que ellos mismos desean decir o que diga, y no lo que realmente allí dice. ¿entienden? No se amoldan a la escritura sino que quieren que la escritura se amolde a ellos.CAMINO TORCIDO QUE CONDUCE AL ERROR Y LA MUERTE.

Es interesante el hecho que la palabra “tonsura” se defina como “el acto de afeitar la cabeza o, especialmente, la coronilla de la cabeza de una persona que entra o ingresa al sacerdocio o una orden monástica.” Puesto que los sacerdotes paganos, con sus órdenes monásticas, han estado allí desde el comienzo mismo de la historia y puesto que a los israelitas se les ordenó no hacer lo que los paganos hacían, y PUESTO QUE NO EXISTE MANDATO ALGUNO QUE AQUEL QUE HACEN LOS NAZAREOS CUANDO NO CUMPLEN CON SU VOTO, EL DE AFEITARSE LA CABEZA (y esto sólo si quebrantan su voto) la idea total de Ezequiel 44:20 obviamente nos dice que los sacerdotes Levítas(que por cierto ya no esta) (versículo 15) no deben afeitarse su cabeza (H-7218 de Strong,” RO´SH”) como tampoco “dejar que sus cabellos estén en desorden cuando entran al santuario o al pórtico del atrio interior” (versículo 17), en otras palabras, “como hacen los paganos.”

Tampoco pueden beber vino. Pero en ninguna de estas órdenes se encuentra una que les ordene que se dejen crecer la barba (ZAQAN, H-2206 de Strong). Lo que se ordena es que no se afeiten la cabeza -no dice barba.
“Ezequiel 44:10/11,20 lo expone en un sólo parágrafo. Comienza así, “En cuanto a los levitas…” En el parágrafo siguiente, encontramos, “Por lo tanto, la VERDAD ESCRITURADA DEMUESTRA que no tenemos una orden directa de afeitarnos.” En alguna forma extraña, la frase “los levitas” se convirtió en “nosotros”. La mayoría de los israelitas no son levitas, ni tampoco existe el Templo. ¿por qué hacer uso de tal fraseo, tomado completamente fuera de contexto, para tratar de probar (a personas que no somos levitas) que NO DEBEMOS AFEITARNOS?.

Otro aspecto de interés, en estos grupos, es la cita que hacen acerca de Levítico 19:27, “… ni dañaras los bordes de tu barba.” “Dañar” corresponde a la palabra hebrea H-7843, SHACHATH, “destruir, dañar, i.e. (causar) daño (literal o figurativamente). El significado menor sería: “destruir, deshacer, corromper, destruir, perder, dañar, perecer, brotar, despojar, botar.” No existe ninguna definición que diga que “dañar” quiere decir afeitar, aunque las siguientes palabras y afirmaciones de estos grupos son, “Bien, estos versículos son muy claros.”

¿Claros? Sus siguientes seis párrafos de explicación no explican nada. ¿Qué es lo que tratan de explicar estos gruposr si es que tratan de explicar algo? “Que no debemos dañar (H-7843 de Strong) los bordes de la barba” nada tiene que ver con 1). un mandamiento que ordene dejarse crecer la barba; 2). un mandamiento que ordene afeitarse (H-1548 de Strong) los bordes de la barba. Lo que se quiere decir allí es que no debemos arruinar o dañar nuestra barba. En otras palabra, debemos bañarnos con frecuencia para que nuestros cabellos no se infecten de piojos, liendres, o se pudran. “Descomponerse” no significa afeitarse. “Arruinarse” no significa afeitarse.

Mientras estamos en el mismo versículo (Levítico 19:27), estos grupos AFIRMAN CON ROTUNDIDAD, “En verdad, la respuesta es más que simple, el ETERNO nos ordena a todos los israelitas, a toda la comunidad, no afeitarse los costado de sus cabezas.”
estos grupos continúan y citan el versículo que dice, “… no rapéis en redondo vuestra cabeza, ni cortes los bordes de tu barba.” (¿En qué parte de este versículo Yahweh nos dice “…se ordena a toda la comunidad israelita que no se afeite los costados de su cabeza.”? No lo dice. “Rapar en redondo” corresponde a la palabra H-5362 de Strong y “afeitar” a la H-1548, dos palabras completamente diferentes.

Otra referencia directa del artículo es “Si ellos (hombres en la Escrituras) no se afeitan y (si ellos) usan barba, ¿Deberíamos entonces usar barba?” Mi respuesta es NO (NO COMO UN MANDAMIENTO, AUNQUE QUIEN LA QUIERA TENER LA PUDE LLEVAR LIMPIA Y CORRECTA., a menos que lo hayamos elegido así. NO EXISTE MANDAMIENTO ALGUNO QUE LO ORDENE, SI ES QUE PODEMOS O NO TENER BARBA. Si alguna persona desea pensar que todos los israelitas están obligados a usar barba, esa es su muy propia decisión y prejuicio (Es digno de notar que son derivaciones de enseñanzas rabinicas kabalistas y talmudicas). NINGÚN MANDAMIENTO AL RESPECTO SE ENCUENTRA ENLA TORAH O EL TANAJ. Si tal orden existe en ellas, yo no la veo. Tampoco digo que “dañar” (H-7843) significa “afeitar” (H-1548). Como tampoco veo que, sólo porque David y sus hombres usaron barba, estamos obligados a seguir su ejemplo.
Barut Hashem Yahweh y barut Yahshua Ja Mashiaj.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada