BLOG DE ESTUDIOS DE HA TORAH

"Somos el remanente de Yisrael Fiel y Obediente y un Pueblo llamado, apartado para ser salvados a través del Mashiaj Legítimo, Yahshua Shiló" Bereshit 49:10

26/3/13

ANALOGIA ENTRE ADAN-EVA Y YAHSHUA


ESTUDIANDO TORAH

ANALOGIA ENTRE ADAN-EVA Y YAHSHUA (reflexion para aquellos que creen que el relato de la creacion es una metafora)
Amados hermanos, hermanas, amigos y colaboradores, lo primero que debemos tener en mente cuanto estudiamos la Palabra Kadosh de Yhwh es que Nuestro Padre Celestial Yhwh es el revelador de toda sana doctrina. Nadie por sí mismo puede llegar a la Verdad. Por eso Yhwh dice:
Isa 55:8 “Porque mis planes no son sus planes, ni mis caminos son sus caminos –declara YHWH.
Isa 55:9 Como los cielos están muy por encima de la tierra, así mis caminos están muy por encima de sus caminos, y mis planes por encima de sus planes."

El apóstol Shaúl (Pablo), con gran erudición para su época, advirtió a los corintios que su emunaj o “fe” NO debía fundarse "en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Yhwh”. Y agregó: “Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; y sabiduría, no de esta era, ni de los príncipes de este siglo, que perecen. Mas hablamos sabiduría de Yhwh en misterio, la sabiduría oculta, la cual Yhwh predestinó antes de los siglos para nuestra gloria, la que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Amo de gloria. Antes bien, como está escrito: 'Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Yhwh ha preparado para los que le aman.' Pero Yhwh nos las reveló a nosotros por su Ruaj kadosh; porque el Ruaj todo lo escudriña, aun lo profundo de Yhwh" (1 Corintios 2:5–10).

Generalmente Yhwh no revela toda la verdad de un asunto determinado en un solo pasaje. «¿A quién se enseñará ciencia, o a quién se hará entender doctrina?... Porque mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá» (Isaías 28:9-10).

Uno no puede entender quién y qué es ese misterioso ente revelador Creador Supremo si no ha entendido los conceptos de tipo y antetipo. Un tipo no es simplemente una analogía o una metáfora, sino un verdadero modelo de lo que se cumplirá plenamente después. Las Sagradas Escrituras nos enseñan que lo físico refleja lo espiritual—no lo contrario. Un examen del cómo nos servirá para comprender mejor la naturaleza de Yhwh y lo que Él revela sobre Sí mismo y sobre Su plan para la humanidad.
"Porque las cosas invisibles de El, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa" (Romanos 1:20). Aquí, Shaul enseña claramente que las cosas físicas enseñan lecciones espirituales y que podemos buscar en ellas ayuda para comprenderlas. De modo que todo lo que Yhwh hace---y El NO HACE NADA SIN PROPOSITO---es para ilustrarnos algo "mas alto" que nuestros pensamientos....algo mas allá de lo que simplemente vemos.

Cuando Yhwh creó el universo y todo lo que hay en él, lo hizo por la potencia de Su Rúaj: “Por la palabra de Yhwh fueron hechos los cielos, y todo el ejército de ellos por el aliento (ruaj, Espíritu) de su boca” (Salmos 33:6). Todo lo que hay en el universo refleja la impronta de su planificación. No lo creó con atributos enteramente ajenos a los Suyos sino que las cosas espirituales; las invisibles, incluída la propia naturaleza divina, se pueden entender observando las cosas físicas que Yhwh ha hecho.
Tiene muchísimo sentido que Yhwh hiciera esto si pensaba revelarse a Sí mismo y Su plan a Sus hijos. El Ruaj de Yhwh obra en nuestra mente para que podamos comprender las cosas como las comprende Él. Esta es una comprensión altruista que suele ser opuesta a lo que conceptúan los seres humanos en sus razonamientos acerca del Padre Creador del Universo.

Por ejemplo, las Escrituras describen la relación entre la esencia de Yahshua respecto al Padre a través de la esencia de Adán y Eva. Sin embargo, los teólogos y clérigos suelen referirse a esto como una simple analogía o metáfora, pues suponen que la relación entre Adán y Eva es ante todo algo simplemente físico y humano. Razonan con su propio razonamiento humano limitado que los libros de la Torah (desde Bereshit hasta Apocalipsis) se valen de analogías antropomórficas sólo para darnos algo de nuestra vida con lo cual podamos identificarnos.

Pero la Verdad revelada en la Torah lo ve de otra manera. Yahshua "nos escogió en El antes de la fundación del mundo, para que fuésemos kodeshim y sin mancha delante de él" (Efesios 1:4). Por tanto, la creación humana y su relación matrimonial con Yahshua, y de Yahshua con Yhwh Elojim, existió dentro del plan de Yhwh para la humanidad antes de la creación de Adán y Eva. Yhwh no diseñó su propia esencia siguiendo el modelo de la creación humana! Todo lo contrario!
La Creación humana representa la relación entre Yahweh y Yahshua, y de Yahshua con Su Kejilah, y no al revés. Por ejemplo, cuando recibimos una fotografía de un amigo que solo conocemos por carta, la foto tiene muchos razgos de ese amigo pero está lejos de ser la realidad. El amigo, la realidad, fue lo que hizo posible la existencia de una representación suya, la foto. El amigo existió antes y la foto vino después. Por medio de la foto, podemos obtener una idea de como es el amigo y recordarlo. Mediante la foto, el amigo ha deseado revelarnos como es él. Así es con el matrimonio de Mashiaj y la Kejilah a través de la relación entre Adán y Eva.
La Creación humana es un tipo, una figura o “fotografía, ” de una realidad espiritual preexistente y mucho más grande planeada por Yhwh desde el principio. ¡Las relaciones familiares son relaciones en el plano divino! Esto quiere decir que la relación entre Yahshua y la descendencia de Adán no es antropomórfica sino al contrario, la Creación de Adán y Eva, concretamente la formación de un ser humano de otro ser humano y el matrimonio entre humanos, así como otras relaciones familiares tales como las de padre-hijo o hermano-hermana, son "teomórficas."
Nuestro Padre Creador incluyó estas relaciones dentro de Su creación, y por eso cuando nos hizo "a Su imagen y semejanza" instituyó también estas mismas nociones en la humanidad, para que viviéramos dentro de ellas y que a través de ellas comprendiéramos realidades espirituales más grandes y nos preparáramos para cosas mas grandes en el futuro.

Los fallidos teólogos de este mundo (incluyendo los clérigos cristianos, rabinos farisaicos y otros eruditos del monton) muy a menudo razonan que el mundo espiritual no puede asemejarse en nada al mundo físico, por lo cual alegan que Yhwh no puede parecerse a nada que ya conocemos. A partir de este error prosiguen razonando que la idea de la esencia y la índole familiar de Yhwh (Padre, Hijo, Esposo, etc.) tiene que ser simplemente antropomórfica, y que Yhwh es un padre "dador de vida" simplemente por analogía, algo así como el "padre de una idea.” Por supuesto tal noción humana es totalmente absurda y dista mucho de la comprensión de los "caminos mas altos" de Yhwh!

Este tipo de razonamiento fatulo aparece con frecuencia en las formulaciones cristianas y rabínicas de lo que es la "Ejad" de Yhwh. Sin embargo, la Escritura Kodesh revela que la naturaleza familiar de Elojim no es antropomórfica sino que la naturaleza de la familia es teomórfica. La Creación humana (terrenal) se hizo siguiendo el modelo de la naturaleza (celestial) de Elojim. Yhwh nos revela las cosas espirituales por media de las cosas terrenales. Por ejemplo, recordemos el tabernáculo. En el libro de Hebreos, la palabra de Yhw nos dice que el tabernáculo que Yhwh mandó a Moisés edificar, fue hecho conforme al modelo del tabernáculo en el cielo.
“Los cuales sirven a lo que es figura y sombra de las cosas celestiales, como se le advirtió a Moshé cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte.”

Por lo tanto, de esta escritura, podemos comprender que también el tabernáculo que Yhwh mando a construir a Moshé era una “sombra del cielo”--- edificado conforme al modelo del cielo. Si examinamos Apocalipsis 21:1-3 podremos comprender aun mas todavía que el tabernáculo se edificó según el diseño del cielo. Además vemos que Yhwh le dio muy minuciosamente detallados los planos y las instrucciones acerca de cada elemento (Ex. 25.9).
“... y conforme a todo lo que yo te muestre, el diseño del tabernáculo, y el diseño de todos sus utensilios, así lo haréis.”
Estas cosas terrenales o materiales, son primero para nosotros los humanos, para que a través de ellas podamos captar las cosas celestiales mayores. De otra manera no las podríamos comprender. Lo animal o terrenal apunta a lo espiritual o celestial. Shaul en su 1ª carta a los Corintios 15:46-47 nos confirma que para nosotros, los humanos, lo animal tiene que ser primero:
“Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual."
Aquí, aunque el contexto está tratando con la resurrección del cuerpo, nos revela que a través de lo animal (terrenal y pasajero) llegamos a lo espiritual (celestial y eterno). Quienes prefieran su razonamiento humano al conocimiento revelado por Yhwh entienden el asunto al revés, o simplemente ni lo entienden.

Nuestro Abba dice: «En vano me honran, enseñando como doctrinas mandamientos de hombres. Porque dejando el mandamiento de Yhwh, os aferráis a la tradición de los hombres» (Mar 7:7-8). Veamos algunos paralelos entre Yhwh Elojim y la raza humana.
Antes que existiera cualquier otro ser espiritual en el cielo, era Yhwh Elojim. Antes de que hubieran otros seres humanos en la Tierra, era Adán. Adán fue el primer hombre, antes de él no hubo otro. Yhwh formó a Adán del polvo de la tierra. Esto es algo prácticamente incomprensible para la mente humana alejada de Yhwh, porque tanto la Torah como la experiencia humana nos enseña que el polvo "es nada" de manera que Yhwh Elojim hizo un milagro al crear a un ser humano de carne y de sangre, de algo tan básico e inerte como el polvo de la tierra!

Luego Yhwh Elojim hizo a la mujer. Veamos como ocurrió. La formó de un costado --- o del regazo --- de Adán. Eva "salió" de Adán. En otras palabras, la esencia de Eva no era el polvo de la tierra, la esencia de Eva ERA ADAN. De igual forma, la Torah dice que "a YHWH nadie lo ha visto jamás; (salvo) el unigénito de Elohim, que está en el regazo del Padre..." y "Yo soy de lo alto; ustedes son de este mundo, Yo no soy de este mundo.... porque Yo salí de YAHWEH Elohim, y he venido acá."

Al igual que Eva salió de Adán (de su regazo), Yahshua salió de Yhwh: de su regazo! Según la esencia de Eva era Adán y no al revés, paralelamente la esencia de Yahshua desde antes de ser encarnado, es Yahweh, y no al revés! Ambos Adán y Eva eran de carne y hueso. Su esencia era básicamente la misma, una esencia física, pero sin olvidar que Eva procedió de Adán.
La esencia de Yhwh y El Verbo es también la misma, una espiritual, y tampoco olvidaremos que Yahshua procedió de Yhwh el Padre. Eva no fue creada aparte, sino que fue "formada" de lo primero que ya existía, que era Adán. Entonces cuando Yhwh puso su aliento o Ruaj en el hombre, ya no tuvo que ponerlo en la mujer, porque ésta al haber sido tomada del hombre ya lo tenía consigo al pasar a manifestarse como un ser aparte! Yhwh no se lo tuvo que dar, porque ya se lo había dado a través de Adán! Yhwh tampoco tuvo que darle de su esencia espiritual a Su Hijo, porque al Hijo venir de El, ya venía con la esencia misma de su Padre!

Luego vemos como mas tarde Adán y Eva nuevamente se juntan a través del matrimonio, y se hacen "una sola carne." Esto nos ilustra como tras la resurrección, Yahshua mas tarde vuelve a ser "uno" con el Padre, otra vez. Siendo que eran aparte, Yahshua había PROCEDIDO DEL REGAZO DEL PADRE ORIGINALMENTE! Ahora bien, es a partir de este pensamiento, de esta unión, que el Mashiaj queda en capacidad de representar a Adán tras la encarnación de Yahshua. Ahora el Mashiaj encarnado y victorioso, es el "segundo Adán," un Adán perfecto y capaz de engendrar hijos perfectos a través de su Ruaj en cada uno de sus hijos!
La figura y esencia de Adán nos deja ver ambas la esencia y relación de Yhwh y Yahshua, una "ejad" o "unidad," y la relación nuestra con esa unidad. Según nosotros los humanos somos "hijos" o descendientes carnales de Adán, así mismo seremos hijos espirituales de Yhwh Elojim, y en el momento de la boda con el Cordero, seremos "una sola carne" en sentido totalmente espiritual..
La relación entre Adán y Eva nos permite entender la relación nuestra con Yhwh Elojim. Seremos"uno con El," tal y como Yahshua pidió al Padre, cuando nos casemos con El al momento en que ocurran de las Bodas del Cordero.

El espíritu vuelve a Yhwh, y el cuerpo vuelve a la Tierra. "Carne y sangre no puden heredar el Reino de Yhwh." Con relación a la muerte del hombre, Eclesiastés 12:7 declara: “Entonces el polvo vuelve a la tierra justamente como sucedía que era y el espíritu mismo vuelve al Elojim verdadero que lo dio.” Shaúl, en 2 Corintios 5:8, nos dice: "Así que nos mantenemos confiados y preferiríamos ausentarnos de este cuerpo y vivir junto a Yhwh Elojim" desde ahora. Desde entonces ya Nuestro Hermano Shaúl comprendía este misterio! Se siembra un cuerpo natural, resucita un cuerpo espiritual.

Al responder a los que desprecian la resurrección, Shaúl explica que nuestros cuerpos celestiales tendrán diferencias con nuestros cuerpos terrenales. Como una semilla que tiene que morir primero para que nazca una nueva planta, el cuerpo humano tiene que morir---será sembrado o enterrado y algún día volverá a vivir. Se entierra en muerte, en corrupción, debilidad y deshonor. Pero al resucitar, ese cuerpo será cambiado desde todos los puntos de vista. Resucita imperecedero, glorioso, poderoso y espiritual. Entonces tendremos cuerpos eternos, permanentes e incorruptibles. "Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorruptibilidad..." como nos lo explica el apóstol Shaúl.

Estas no son simples y vagas analogías. Nuestro Padre y Nuestro Amo Mashiaj realmente quieren decir lo que dicen. Es la realidad de nacer de nuevo dentro de una familia espiritual. Nosotros seremos glorificados con Mashiaj para convertirnos en el mismo tipo de hijo que Él es, si bien es claro (obviamente) que con menos poder y autoridad que Él y el Padre Supremo. Nuestro Hermano Mayor tiene todo el poder en el Cielo y en la Tierra y Él va a compartir con nosotros la gloria que Él y el Padre tuvieron "antes que el mundo fuese" (Juan 17:5). Es así porque el grandioso propósito del Padre con la humanidad es la creación de hijos inmortales (1 Corintios 15:53–54)!

La reproducción humana solamente es un reflejo físico de esta realidad espiritual mayor. Por eso no es erróneo pensar que "Yhwh se está reproduciendo a Sí mismo." Nuestro Padre se propone traernos como sus hijos a la gloria y unidad que Él y su Hijo primogénito ya tienen. Yahshua dijo: "Padre Kodesh, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros somos uno" (Juan 17:11, ver también el v. 22). No es cuestión de dilucidar si Elojim es uno ( y mucho menos consultándolo con "expertos" o "sabios" RELIGIOSOS desprovistos del Ruaj), ni de espantarnos porque siendo mas de uno haya que entenderlo como que fuese una TRINIDAD---nada de eso---sino que se trata de entender cómo es que realmente es Yhwh o Elojim es "uno." SON UNA UNIDAD! Eso es lo que la palabra hebrea "ejad" significa: unidad. La unidad de la familia humana es un tipo o reflejo de una realidad espiritual mayor, la unidad de Elojim!

En Apocalipsis 3:21, Yahshua Ja Mashiaj nos promete: "Al que salga vencedor le daré el derecho de sentarse conmigo en mi trono, como también yo vencí y me senté con mi Padre en su trono." Aparentemente ya en estado espiritual e incorruptible, tendremos autoridad sobre una esfera del reino eterno de Yhwh Elojim. La cantidad que recibamos dependerá de nuestra fidelidad a El en esta tierra. Estas son unas noticias maravillosas para todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todah rabah por su comentario.