BLOG DE ESTUDIOS DE HA TORAH

"Somos el remanente de Yisrael Fiel y Obediente y un Pueblo llamado, apartado para ser salvados a través del Mashiaj Legítimo, Yahshua Shiló" Bereshit 49:10

20/6/21

YANOKJ 62

 YANOKJ 62º  

1  Así  ordenó  YAHWEH  Elohé  de  los  espíritus  a  los  melejim,  a  los  poderosos,  a  los dignatarios  y  a  todos  los  que  viven  sobre  la  tierra,  diciendo:  Abrid  los  ojos  y  levantad vuestras  frentes  por  si  sois  capaces  de  reconocer  al  que  Yo  he  Elegido.   

2  El  Elegido  y  Ungido  se  sentó  en  el  Trono  de  Gloria,  el  ruaj  de  justicia  se  esparció  sobre  Él  y la  davar  de  su  boca  exterminó  a  todos  los  pecadores  e  injustos  y  ninguno  de  ellos  subsistirá frente  a  Él.  *(Hitgalut  19:15)*   

3  Ese  día  todos  los  melejim  y  los  poderosos  y  los  que  dominan  la  tierra  se  levantarán,  le verán  y  le  reconocerán  cuando  se  siente  sobre  el  Trono  de  Gloria;  la  justicia  será  juzgada ante  Él  y  no  se  pronunciará  davar  vana  frente  a  Él.   

4  El  dolor  vendrá  sobre  ellos  como  a  una  mujer  en  un  parto  difícil,  cuando  su  ben  viene  por la  abertura  de  la  pelvis  y  sufre  para  dar  a  luz.  *(Mardokhay  13:8)*   

5  Se  mirarán  los  unos  a  los  otros  aterrorizados,  bajarán  la  mirada  y  la  pena  se  apoderará  de ellos  cuando  vean  a  este  Ben  Ha  Adán  sentarse  sobre  el  Trono  de  su  Gloria.  *(Daniyel  7:13; MattiYah  25:31;  Mardokhay  14:62)*   

6  Y  los  melejim,  los  poderosos  y  todos  los  que  dominan  la  tierra  alabarán,  bendecirán  y ensalzarán  a  quien  reina  sobre  todo  lo  que  es  secreto.   

7  Porque  desde  el  principio  el  Ben  haAdán  (Ben  del  Hombre)  fue  ocultado  y  el  Más  Alto  lo preservó  en  medio  de  su  poder  y  lo  reveló  a  los  elegidos.  *(MattiYah  15:24)*   

8  La  asamblea  de  los  elegidos  y  los  kadoshim  será  sembrada  y  todos  los  elegidos  se sostendrán  en  pie  en  ese  día;   

9  pero  los  melejim,  los  poderosos,  los  dignatarios  y  los  que  dominan  la  tierra  caerán  ante  el Ungido,  caerán  sobre  sus  rostros,  doblegaran  sus  rodillas  y  pondrán  su  esperanza  en  este Ben  Ha  Adán  (Ben  del Hombre),  le  suplicarán  y  le  pedirán  Rajem.   

10  Sin  embargo,  YAHWEH  Elohé  de  los  espíritus  los  apremiará  para  que  se  apresuren  a  salir de  su  presencia,  avergonzará  sus  caras  y  las  tinieblas  se  acumularán  sobre  sus  rostros; *(MattiYah  25:41)*   

11  Él  los  entregará  a  los  malajim  de  castigo  para  ejecutar  la  venganza  porque  han  oprimido a  sus  benei,  a  sus  elegidos.   

12  Serán  un  espectáculo  para  los  Tzadikim  y  los  elegidos,  quienes  se  alegrarán  a  costa  de ellos,  porque  la  ira  de  YAHWEH  Elohé  de  los  espíritus  cayó  sobre  ellos  y  su  espada  se empapo  con  su  sangre.   

13  En  cambio  los  Tzadikim  y  los  elegidos  serán  salvados  ese  día  y  nunca  más  le  verán  la cara  a  los  pecadores  ni  a  los  injustos.   

14  YAHWEH  Elohé  de  los  espíritus  residirá  sobre  ellos  y  con  este  Ben  HaAdán  (Ben  del Hombre)  comerán,  descansarán  y  se  levantarán  por  los  siglos  de  los  siglos.   

15  Los  Tzadikim  y  los  elegidos  se  habrán  levantado  de  la  tierra,  dejarán  de  estar  cabizbajos y  se  vestirán  con  prendas  de  gloria.  *(Qorintiyim  Alef  15:53)* 

16  Tales  serán  las  prendas  de  vida  de  YAHWEH  Elohé  de  los  espíritus:  vuestra  ropa  no envejecerá  y  vuestra  gloria  no  terminará  ante  YAHWEH  Elohé  de  los  espíritus.  *(Qorintiyim BET  5:2)*

9/6/21

Parashá de Clemente de Roma

Sefer de Clemente                                                         

1. Por causa de las calamidades y reveses, súbitos y repetidos, que nos han acaecido, ajaim, consideramos que hemos sido algo tardos en dedicar atención a las cuestiones en disputa que han surgido entre vosotros, amados, y a la detestable sedición, no kadosh, y tan ajena y extraña a los elegidos de Yahweh Elohé, que algunas personas voluntariosas y obstinadas han encendido hasta un punto de locura, de modo que vuestro nombre, un tiempo reverenciado, aclamado y encarecido a la vista de todos los hombres, ha sido en gran manera vituperado. Porque, ¿Quién ha residido entre vosotros que no aprobara vuestra emuná virtuosa y firme? ¿Quién no admiró vuestra piedad en el Mashíaj, sobria y paciente? ¿Quién no proclamó vuestra disposición magnífica a la hospitalidad? ¿Quién no os felicitó por vuestro conocimiento perfecto y sano? Porque hacíais todas las cosas sin hacer acepción de personas, y andabais conforme a las ordenanzas de Yahweh Elohé, sometiéndoos a vuestros gobernantes y rindiendo a los más ancianos entre vosotros el honor debido. A los jóvenes recomendabais modestia y pensamientos decorosos; a las mujeres les encargabais la ejecución de todos sus deberes en una conciencia intachable, apropiada y pura, dando a sus propios maridos la consideración debida; y les enseñabais a guardar la regla de la obediencia y el decoro, y a regir los asuntos de sus casas con propiedad y toda discreción.
2. Y erais todos humildes en el ánimo y libres de arrogancia, mostrando sumisión en vez de reclamarla, ustedes contentos de dar que de recibir, como Yahshua nos enseñó, y contentos con las provisiones que Yahweh Elohé os proveía. Y prestando atención a Su Davar, las depositabais diligentemente en vuestros levavot, y teníais los sufrimientos de Yahshua HaMashiaj delante de los ojos. Así se os había concedido una shalom profunda y rica, y un deseo insaciable de hacer el bien. Además, había caído sobre todos vosotros un copioso derramamiento del Ruaj HaKodesh; y, estando llenos de un Kadosh consejo, en celo excelente y piadosa confianza, extendíais las manos a Yahweh Elohé, suplicándole que les fuera propicio, en caso de que, sin querer, cometierais algún pecado. Y procurabais día y noche, en toda la comunidad, que el número de sus elegidos pudiera ser salvo, con propósito decidido y sin temor alguno. Erais sinceros y sencillos, y libres de malicia entre vosotros. Toda sedición y toda separación era abominable para vosotros. Os sentíais apenados por las transgresiones de vuestros prójimos; con todo, juzgabais que sus deficiencias eran también vuestras. No os cansabais de obrar bien, sino que estabais dispuestos para toda buena obra. Estando adornados con una vida honrosa y virtuosa en extremo, ejecutabais todos vuestros deberes en el temor de Yahweh Elohé. Los Mitzvot del Abba Yahweh y las enseñanzas de Yahshua HaMashiaj estaban escritas en las tablas de vuestro lev.

3/6/21

Parashá

 YeshaYah (Isaías) 

56:1  Así  ha  dicho  YAHWEH:  Observen  lo  que  es  recto  y  practiquen  lo  que  es justo;  porque  pronto  vendrá  mi  salvación,  y  se  revelará  mi  Justicia. 

56:2  Feliz  es  el  hombre  que  hace  esto,  el  ser  humano  que  persevera  en  ello:  que guarda  el  SHABBAT  sin  profanarlo,  y  que  aparta  su  mano  de  hacer  lo  malo. 

56:3  Que  no  diga  el  extranjero  que  se  ha  adherido  a  YAHWEH:  YAHWEH  me mantendrá  apartado  de  su  Pueblo;  y  que  no  diga  el  eunuco:  Yo  soy  un  árbol seco. 

56:4  Porque  así  ha  dicho  YAHWEH:  A  los  eunucos  que  guardan  mis  Shabbat,  que han  escogido  lo  que  yo  deseo  y  que  abrazan  mi  Alianza, 

56:5  yo  les  daré,  en  mi  Bayit  y  dentro  de  mis  muros,  un  monumento  y  un  nombre mejor  que  el  de  benei  e  hijas.  Les  daré  un  nombre  eterno  que  no  perecerá. 

56:6  A  los  extranjeros  que  se  adhieren  a  YAHWEH,  para  ministrarle  y  para  amar el  nombre  de  YAHWEH,  para  ser  sus  siervos,  a  todos  los  que  guardan  el SHABBAT  y  no  lo  profanan,  y  que  abrazan  mi  Alianza, 

56:7  yo  los  traeré  a  mi  monte  sagrado  y  los  dejaré  gozarse  en  mi  Bayit  de  tefilat. Sus  ofrendas  quemadas  y  sus  sacrificios  serán  bienvenidos  en  mi  Altar;  pues  mi Bayit  será  llamada  Bayit  de  tefilat  para  todos  los  pueblos. 

56:8  Así  declara  Yahweh,  que  reúne  a  los  rechazados  de  Yisrael:  Aún  reuniré otros  más  con  los  ya  reunidos".

SI YAHSHUA NOS HIZO LIBRES ¿POR QUÉ CAMINAMOS COMO ESCLAVOS?

La respuesta puede ser muy dura pero al mismo tiempo muy sencilla y es que caminamos como esclavos porque no hemos creído en la libertad que nos han dado, aún no terminamos de aprender a valorar la verdad de Avinú en su davar, no se ha acabado de apreciar la riqueza que Abba quiere que abracemos, porque hay una pesada somnolencia espiritual que no nos deja despertar por completo y despabilarnos, y eso es responsabilidad nuestra, y es que por triste que suene, en muchos de los casos, estamos habituados a ”ver para creer", hermanos ¿acaso necesitamos ver los cielos abiertos para creer? ¿es necesario ver otra vez a Shaul que ore por Eutico y éste se levante resucitado? 

   En ocasiones no creemos porque “leemos” la Escritura como si fuera un cuento, una novela o una historieta ficticia; porque aún no nos atrevemos a sumergirnos en las aguas de sus promesas y allí abandonarnos en una firme y refrescante confianza. Hay otros que no han acabado de entender la dignidad y la honra en la cual hemos sido hechos partícipes y pareciera que ya ni nos impresiona ni causa asombro tal dignidad.

Deambula en nuestro pueblo una indiferencia sostenida de desinterés, alimentada de mediocridad, flojera y mediocridad, como si de pusilánimes se tratara y no de reyes y sacerdotes, situación que nos ha mantenido estáticos, pasivos y hasta estancados, haciendo "esfuerzos" débiles en nuestra propia fuerza y siendo "sabios en nuestra propia prudencia" sin alimentar y robustecer la preciosa, fortalecedora e íntima comunión con el Omnisciente Elohé verdadero; porque el Alto Elohé Yahweh ya nos ha dado las herramientas y vertido los preciosos dones, pero nosotros no hemos sabido abrazarlos y hacer uso sabio, ni darles el valor debido, porque nosotros mismos hemos obstaculizado y obstruido el favor de Abba, siendo que Él nos lo ha puesto en bandeja de oro, pero por estar distraídos e inmersos en los "negocios del mundo”, no nos hemos dado cuenta; decimos confiar pero la duda invade  gran parte de nuestra fe, minándola y carcomiéndola  sin que nosotros siquiera nos opongamos, dejando que haga estragos.

Algunos más tienen miedo a la responsabilidad, al compromiso. ignorando voluntariamente que allí hay bendición, honra, retribución, recompensa y gozo; que si bien, es una responsabilidad, no deja de ser un privilegio, una oportunidad y una honra de parte de Yahshua para nosotros. En otros casos podemos ver que hay escusas, y pretextos sin sentido, ridículos e ilógicos, pero poniendo de relieve y subrayando enfáticamente, es decir, poniendo la "cereza del pastel"; todo esto se da porque aún no logramos aprender y entender el primer y más grande Mandamiento, el más antiguo de todos ”Shemá Yisrael Yahweh Eloheinu, Yahweh Ejad, amarás a Yahweh tu Elohé con todo tu corazón y con todo tu ser y con todas tus fuerzas.”(Devarim 6:4-5) Nos falta amar en verdad a Yahweh de los Ruajim, ponerlo en el trono de nuestro corazón, que es allí donde debe estar siempre y eso solamente lo podemos lograr a través de su amado hijo Yahshua, quien es su palabra viviente y la encarnación de su Ahavá, nuestro máximo ejemplo a seguir.

Amados no desmayemos, no temamos y pidamos sin cesar, cada día ser inundados hasta la "médula y en las entrañas, hasta en el torrente sanguíneo", de su vivificante y sobrenatural Ahavá y así, empezar a dar pasos seguros y confiados, caminando como lo que somos Reyes y Sacerdotes, seres libres para glorificar y honrar a aquel que en su perfecto Ahavá, entregó a su Hijo amado por nosotros y que cada uno de nosotros seamos dignos representantes y que siempre anunciemos con nuestra vida, las grandezas de su Maljut/Reino y su Ahavá. 


Shalom alejem

Servidor Obdulio Bailón

Comunidad de Manzanillo, México

1/6/21

Nuestra tefilat a Yahweh

Oh Yahweh Avinú, que Tu Davar nos sirva como ejemplo para meditar y reflexionar y así no cometer tantos errores y tantas malas decisiones que a veces nos sobrepasan. 

Tu Eres el Único que puedes ayudarnos y sabemos que ese es Tu Plan perfecto para nosotros. 

Necesitamos discernimiento para acercarnos más y más a Ti sin fallarte y sin hacer nada deshonroso que pueda ensuciar Tu Dignidad.

Haznos fuertes en nuestras debilidades porque sabemos que la directrices a seguir, son para poder identificar todas esas debilidades, para poder luchar contra ellas, no con nuestras fuerzas, sino con el Poder que recibimos de Yahshua, Tu Ben Amado. 

Fortalece al caído, al débil, al que sufre de cualquier forma entre nosotros. 

Revela Tu Mano Poderosa en tu Pueblo y líbranos de quienes nos quieren regresar al lugar de donde Tu nos sacaste. 

Y Hora Tu Shem en medio de tus benei yisraelitas, porque fuera de Ti no hay quien salve. 

Confirma en medio de Tu Pueblo la Dignidad con la que nos llamaste para ser un Pueblo escogido, apartado para ser Tu Real Sacerdocio durante toda la eternidad. 

Yisrael es un Pueblo de valientes.

 

Moreh: Yhemaelh Zeev

25/5/21

MARDOKHAY 4: 1-25

                                                                                                                                                                                                                                                                   

1. Más tarde junto al mar, Yahshua comenzó otra vez a dar halajá; y allí estaba reunida una gran multitud, así él subió a una barca, se sentó; y toda la multitud estaba junto al mar en la orilla;
2. Y él les daba halajá a través de mashal y les dijo esta halajá:
3. Shemá: Salió un sembrador a sembrar;
4. y sucedió que mientras sembraba, que una parte cayó al lado del camino y las aves del aire vinieron y la devoraron.
5. Y otra parte cayó sobre suelo pedregoso, que no tenía mucha tierra al brotar, porque no tenía profundidad la tierra;
6. Y cuando salió el sol se quemó y como no tenía raíz se marchitó.
7. Otra parte cayó entre espinos y los espinos crecieron y la ahogaron, no produjo ningún fruto.
8.  Y otra parte cayó en buena tierra, y dio fruto que brotó y se incrementó produciendo, una parte a treinta, otra a sesenta y otra a cien.
9. Entonces, siguió hablando Yahshua diciendo: Aquél que tenga oídos para oír, que oiga.                                                                                                                       10. Cuando estuvo solo Yahshua, los doce que estaban con él, le preguntaron acerca de la mashal.
11. Y habló Yahshua, diciendo: A ustedes se les dio conocer lo secreto del Maljut de Yahweh; pero a los que están afuera, todas estas cosas por mashal las doy;
12. para que viendo vean y no perciban; oyendo oigan y no entiendan; no sea que hagan teshuvá y sus pecados les sean perdonados;
13. y ustedes ¿no conocen esta mashal? ¿Cómo entonces sabrán todas las otras mashalaim?  
14. El sembrador siembra la Davar.
15. Y estos son los de junto al camino, donde la Davar es sembrada; pero cuando han oído, inmediatamente viene hasatán, y se lleva la Davar que fue sembrada en sus levavot.
16. Y ellos son asimismo los que son sembrados en suelo pedregoso; quienes, cuando han oído la Davar, por apresurados la reciben con gozo;
17. y no tienen raíz en sí mismos, así que duran poco tiempo y después, cuando la aflicción o persecución le llega por causa de la Davar, pronto tropiezan.
18. Los que son sembrados entre espinos; son los que oyen la Davar.
19. Pero las preocupaciones de este olam hazeh y el engaño de las riquezas, y la codicia por otras cosas que reciben, asfixian la Davar, y no dan ningún fruto.
20. Los que son sembrados en tierra tov; son los que oyen la Davar, y la reciben y producen fruto, unos a treinta, otros a sesenta y otros a ciento por uno.
21. Habló Yahshua diciendo: ¿Acaso se trae una lumbrera para ponerla debajo de un cajón y no para ser puesta en una menorá?
22. Porque no hay nada oculto, que no vaya a ser manifestado; ni ha habido cosa alguna guardada en secreto, que no vaya a ser expuesta.
23. Si algún hombre tiene oídos para oír, que oiga.
24.  Y pongan atención a lo que les digo; con la medida que usen, ustedes serán medidos; y a ustedes los que oyen aún más les será añadido
.
25. Porque al que tiene, se le dará; y al que no tiene, aun lo que tenga se le quitará

16/5/21

Tehilim del 1 al 17

Tehilim del 1 al 17

1:1 Asher el hombre que no sigue el consejo de los que hacen iniquidad, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se une a la compañía de los burladores,

1:2 sino que en la Torá de Yahweh está su verdadero deleite, y Su Torá estudia día y noche.

1:3 Es y será para siempre como un árbol frondoso que está plantado junto a corrientes de agua, que da su fruto en su tiempo y su follaje no se marchita; todo lo que produce prospera.

1:4 Pero no es así con los que practican la iniquidad, pues son como paja que se lleva el viento.

1:5 Por eso no triunfarán los malvados en el juicio, ni los pecadores en la Kajal de los Tzadikim.

1:6 Porque Yahweh cuida siempre el camino de los Tzadikim, pero el camino de los que practican iniquidad, siempre acaba mal.

 

 2:1 ¿Por qué se amotinan las naciones y los pueblos fraguan planes vanos?

 2:2 Se levantan los melajim de la tierra, y conspiran los príncipes unidos contra Yahweh Elohé y contra su Ungido, su Mashíaj.

 2:3 Dicen entre sí: Rompamos sus coyundas, quitémonos sus cuerdas

 2:4 El que está entronizado en los shamaim se ríe; Yahweh se burla de ellos.

 2:5 Entonces les habla en su ira; en su indignación los aterroriza,

 2:6 Yo he instalado a mi melej en Tzión, en mi Monte Kadosh.

 2:7 Voy a proclamar el decreto de Yahweh; Él me dijo: Tú eres mi ben, yo te he procreado hoy.

 2:8 Pídemelo, y te daré en herencia las naciones; por propiedad, los confines de la tierra.

 2:9 Los destrozarás con cetro de hierro; los quebrarás como a vasija de barro.

 2:10 Así que ahora, melajim, sean prudentes; ¡acepten corrección, gobernantes de la tierra!

 2:11 Sírvanle a Yahweh con respeto, alégrense con reverencia.

 2:12 Honren al Ben, no sea que él se enoje y perezcan ustedes en el camino, al encenderse su ira en un momento. Asheret todos los que en Él se refugian.

 

Hallel de Dawid, cuando huía de su ben Avshalom

 

 3:1¡Shemá Yahweh, ¡cuánto han aumentado mis adversarios! ¡Y muchos son los que me atacan!

 3:2 y dicen de mí: No hay salvación para él en Yahweh Elohé. Selaj

 3:3 Pero Tú, Yahweh, eres mi Escudo Protector, mi Tiferet y el que levanta mi cabeza.

 3:4 Clamo en voz alta a Yahweh Elohé, y Él me responde desde su Monte Kadosh. Selaj

 3:5 Yo me acuesto y me duermo, y vuelvo a despertar, porque Yahweh Elohé siempre me sostiene.

 3:6 Y no temo a diez millares de personas que se pongan en derredor contra mí.

 3:7 Levántate, Yahweh; líbrame, Elohé mío. Tú que golpeas en la cara a todos mis enemigos; les rompes los dientes a los malvados.

 3:8 La Salvación viene de Yahweh; Tu Berajot esté sobre tu pueblo.

 

  Para el director de música: Con instrumentos de cuerda. Hallel de Dawid

 4:1 Respóndeme cuando llamo, Elohé Defensor mío. En la angustia Tú me has     dado alivio; ten compasión de mí y oye mi tefilat.

 4:2 Ustedes hombres, ¿hasta cuándo van a insultar mi honor, mientras aman la vanidad y la mentira? Selaj

 4:3 Pues sepan que Yahweh prefiere al que le es fiel; Yahweh me oye cuando lo llamo.

 4:4 Así que respeten y no pequen más; examinen su conciencia en su cama y en silencio. Selaj

 4:5 Ofrezcan sacrificios sinceros y confíen en Yahweh Elohé.

 4:6 Muchos dicen: ¿Cuándo vendrán días buenos? Concédenos tu Vajesed, oh, Yahweh.

 4:7 Tú colmas mi lev de Simja, más que a los que tienen mucho grano y vino.

 4:8 En shalom siempre me acuesto y enseguida me duermo, porque sólo Tú, Yahweh, me haces vivir confiado.

 

 Para el director de música: En instrumentos de viento. Hallel de Dawid

 5:1 Escucha mis palabras, oh, Yahweh, considera mi declaración.

 5:2 Atiende al sonido de mi grito, Melej mío y Elohé mío, que a Ti te hago tefilat.

 5:3 Yahweh, escucha mi voz por la mañana, de mañana me presento ante ti y espero.

 5:4 Porque Tú no eres un Elohé que se complace en la maldad; el malo no puede estar junto contigo;

 5:5 los arrogantes no pueden estar ante tu vista; Tú detestas a todos los que practican el mal;

 5:6 destruyes a los que hablan mentira; Yahweh aborrece a los asesinos y engañosos.

 5:7 Pero yo, por Tu gran Ahavá, entro en tu Bayit; adoro hacia tu Kadosh Beit Ha Mikdash con respeto.

 5:8 Yahweh, guíame por Tu Senda Recta a causa de mis adversarios, allana Tu Camino delante de mí.

 5:9 Porque en sus bocas no hay sinceridad, en sus corazones está la pura maldad; sepulcro abierto son sus gargantas; sus lenguas son lisonjas.

 5:10 Condénalos, oh, Elohé; que caigan en sus propias intrigas; por sus muchos crímenes échalos fuera, pues se rebelan contra ti.

 5:11 Así se alegrarán todos los que en ti se refugian; siempre cantarán de gozo porque Tú los proteges; y se alegrarán en ti los que aman Tu Shem.

 5:12 Pues tú, Yahweh, das berajot al Tzadik; como con escudo lo rodeas de Tu Vajesed.

 

 Para el director de música: En instrumentos de cuerda; sobre la octava. Hallel de Dawid

 6:1 Yahweh, no me reprendas con ira, ni me castigues con furia.

 6:2 Ten compasión de mí Yahweh, que estoy sin fuerzas; sáname, Yahweh, que me tiemblan los huesos.

 6:3 mi ser tiembla de miedo; y Tú, Yahweh, ¿hasta cuándo?

 6:4 Vuelve, Yahweh, rescata mi vida; líbrame por Tu Ahavá.

 6:5 Que en la muerte no hay memoria de ti; en la fosa, ¿quién te alabará?

 6:6 Estoy cansado de gemir; todas las noches inundo de lágrimas mi cama, riego mi almohada con mi llanto.

 6:7 Mis ojos están gastados de tanto sufrir, se han envejecido por culpa de todos mi adversarios.

 6:8 Apártense de mí, todos ustedes malhechores, que Yahweh escucha mis sollozos;

 6:9 Yahweh escucha mi ruego; Yahweh acepta mi tefilat.

 6:10 Avergonzados y muy confundidos quedarán todos mis enemigos, en un instante huirán abochornados.

 

Canción triste de Dawid, que cantó a Yahweh, sobre las palabras de Kush el binyamínita

7:1 Yahweh, Elohé mío, en ti busco refugio; sálvame y líbrame de todos mis perseguidores;

 7:2 Que no me desgarren como leones, despedazándome sin que haya quien me libre.

 7:3 Yahweh, Elohé mío, si soy culpable, si mi mano ha cometido una maldad;

 7:4 si le he pagado mal al que estaba en shalom conmigo; o si he oprimido sin motivo a mi adversario;

 7:5 que el enemigo me persiga y me alcance; que arrastre por el fango mi vida, y ponga mi honor por el suelo. Selaj

 7:6 Levántate, Yahweh, en tu ira; álzate ante la furia de mis adversarios y ponte de mi parte, tú que exiges que se haga justicia.

 7:7 Que se reúna a tu alrededor la asamblea de las naciones, y por encima de ella, pon tu trono en lo alto.

 7:8 Yahweh, juzga a las naciones; vindícame, Yahweh, conforme a mi justicia, y conforme a mi integridad dispón de mí.

 7:9 Que se acabe la maldad de los malvados; pero mantén firme al Tzadik, Tú que como Elohé examinas el lev y la conciencia.

 7:10 Mi protección viene de Elohé, que libra a los rectos de lev.

 7:11 Elohé es un Juez Tzadik; Elohé condena la maldad en todo tiempo.

 7:12 Si uno no hace teshuvá, Él afila su espada; arma su arco y lo tiene listo.

 7:13 Ya está apuntando sus armas mortales, tiene listas sus flechas afiladas.

 7:14 Miren al malvado: está con dolores de parto; se preñó de maldad, y dará a luz engaño.

 7:15 Ha excavado un hoyo muy profundo, pero en su propia trampa caerá.

 7:16 Su maldad recaerá sobre su cabeza, su injusticia volverá sobre su propia coronilla.

 7:17 Yo daré Hallel a Yahweh por Su Justicia, cantaré el Shem de Yahweh Elyón.

 

 Para el director de música: Sobre el lagar. Hallel de Dawid

8:1 Yahweh, Adón nuestro, ¡qué majestuoso es Tu Shem en toda la tierra! Tu esplendor se celebra por encima de los shamaim.

 8:2 Con la Hallel de los pequeños y de los niños de pecho has fundado una fortaleza, por causa de tus adversarios, para hacer callar al enemigo y al vengativo.

 8:3 Cuando contemplo tus shamaim, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que formaste,

 8:4 pienso: ¿qué es el hombre para que lo recuerdes, el ser humano para que de él te ocupes?

 8:5 Sin embargo lo hiciste poco menor que los seres divinos, lo coronaste de tiferet y dignidad;

 8:6 le diste autoridad sobre las obras de tus manos, todo lo has puesto bajo su dominio:

 8:7 las ovejas y los bueyes, todo eso, y también los animales silvestres,

 8:8 las aves del shamaj, los peces del mar, y todo lo que se mueve en las regiones marinas.

 8:9 Yahweh, Adón nuestro, ¡qué majestuoso es Tu Shem en toda la tierra!

 

 Para el director de música: Por la muerte del insensato. Hallel de Dawid 

 9:1 Álef Te daré Hallel, oh, Yahweh, con todo mi lev; proclamaré todas tus maravillas.

 9:2 Me alegraré y me gozaré en ti; cantando melodías a Tu Shem, oh, Altísimo.

 9:3 Bet Cuando mis enemigos huyen, caen y perecen ante tu presencia;

 9:4 porque Tú Defiendes mi derecho y mi causa; sentado en el trono juzgando con Justicia.

 9:5 Guímel Tú reprendes a las naciones, destruyes al malvado, borras su recuerdo para siempre jamás.

 9:6 Del enemigo, se han acabado para siempre sus asolamientos; tú arrasaste sus ciudades y ha perecido con ellos su recuerdo.

 9:7 Hei Pero Yahweh permanece para siempre, ha preparado su trono para el juicio.

 9:8 Él mismo juzga al mundo con Justicia, gobierna a las naciones con Equidad.

 9:9 Vaw Yahweh es un Refugio para el oprimido, su Refugio en tiempos de angustia.

 9:10 Los que conocen Tu Shem confían en ti, porque nunca abandonas, oh, Yahweh, a los que te buscan.

 9:11 Zayin Canten a Yahweh, que habita en Tzión; publiquen entre los pueblos Sus hazañas.

 9:12 Pues como vengador de sangre, se acuerda de los afligidos, no se olvida del clamor de ellos.

 9:13 Jet Ten compasión de mí, Yahweh, mira la aflicción que tengo por culpa de los que me odian; sácame de las puertas de la muerte,

 9:14 para que proclame todas tus Hallel en las puertas de Tzión y me goce en tu liberación.

 9:15 Tet Se hundieron las naciones en el hoyo que hicieron, en la red que escondieron quedó atrapado su pie.

 9:16 Yahweh se ha dado a conocer por el juicio que ejecutó; en la obra de sus propias manos quedó enredado el malvado. Selaj

 9:17 Yod Los malvados acabarán en la fosa, todas las naciones que ignoran a Elohé.

 9:18 Pues el pobre no quedará olvidado para siempre, la esperanza de los humildes no se perderá perpetuamente.

 9:19 Kaf Levántate, Yahweh, que no prevalezca el hombre, que sean juzgadas las naciones en tu presencia.

 9:20 Pon espanto en ellos, Yahweh, que las naciones sepan que no son más que hombres mortales. Selaj

                                                                           

10:1 Lámed ¿Por qué te quedas tan lejos, Yahweh, y te ocultas en tiempos de angustia?

 10:2 El malvado persigue con arrogancia al humilde, queda atrapado en la trampa que ha ideado.

 10:3 El malvado se jacta de su ambición, el codicioso maldice y desprecia a Yahweh.

 10:4 Nun El malvado, por su arrogancia, no busca; piensa: Él no pide cuentas; Elohé no se ocupa.

 10:5 Sus caminos son torcidos todo el tiempo; tus juicios los tiene muy lejos de su vista; a todos sus adversarios les lanza boconerías.

 10:6 Dice en su lev: Nadie me hará caer, nunca jamás estaré en adversidad.

 10:7 Peh Tiene la boca llena de juramentos falsos, de engaños y de fraude; debajo de su lengua lo que hay es agravio y maldad.

 10:8 Se pone al acecho por las aldeas, en los escondrijos mata al inocente, sus ojos se pasan espiando al indefenso.

 10:9 Áyin Acecha desde su escondite, como el león desde su cueva; acecha para arrebatar al humilde, y cuando atrapa al humilde se lo lleva enredado.

 10:10 Se agazapa, se agacha, y caen los indefensos en sus fuertes garras.

 10:11 Dice en su mente: Yahweh Elohé se olvida, esconde la cara, nunca ve nada.

 10:12 Kuf Álzate Yahweh; Levanta la mano, Shaddai; no te olvides de los indefensos.

 10:13 ¿Por qué desprecia el malvado a Elohé? Piensa en su mente que tú no pedirás cuentas.

 10:14 Resh Tú has visto esto, porque miras el agravio y el insulto para dar la recompensa con tu mano. A ti se encomienda el indefenso, Tú eres el Defensor del huérfano.

 10:15 Shin ¡Rómpele el brazo al malvado! ¡Búscale al malo su maldad hasta que la halles toda!

 10:16 Yahweh es Melej Perpetuo y Eterno, de Su Tierra perecerán los paganos.

 10:17 Tav Tú oirás el anhelo de los humildes, oh, Yahweh, tú animarás su lev, y le prestarás atención,

 10:18 para hacerle Justicia al huérfano y al oprimido, para que no tiranice más el hombre, que es de la tierra.

 

 Para el director de música. De Dawid

11:1 En Yahweh me refugio, ¿cómo pueden decirme que huya cual ave a su monte?

 11:2 Porque fíjense en los malvados: entiesan su arco, preparan sus flechas sobre la cuerda para disparar en oculto a los rectos de lev.

 11:3 Cuando los fundamentos se derrumban, ¿qué puede hacer el Tzadik?

 11:4 Yahweh está en su Kadosh Beit Ha Mikdash; Yahweh tiene en los shamaim Su Trono; sus ojos vigilan, su vista examina a los humanos.

 11:5 Yahweh examina al Tzadik, pero al malvado y al que ama la injusticia lo detesta.

 11:6 Sobre los malvados hará llover trampas, fuego y azufre; y un viento abrasador les dará por merecido.

 11:7 Porque Yahweh es Tzadik y Ama las Obras Justas; los rectos verán Su Rostro.

 

 Para el director de música: Sobre la octava. Hallel de Dawid

12:1 Líbranos, Yahweh, pues se han acabado los que te son fieles han desaparecido los leales de entre los seres humanos.

 12:2 Se hablan mentiras unos a otros, hablan con labios hipócritas y con doble sentido.

 12:3 Yahweh destruirá todos los labios hipócritas, toda lengua que habla con arrogancia;

 12:4 a los que dicen: Con nuestra boca venceremos; con labios como los nuestros, ¿quién nos va a dominar?

 12:5 Por la opresión de los pobres, por el gemido de los humildes, me levantaré ahora, dice Yahweh; le daré la ayuda al que suspira por ella.

 12:6 Las Promesas de Yahweh son Puras, como plata refinada en horno de barro, siete veces purificada.

 12:7 Tú, Yahweh, los cuidarás, de esta generación siempre los protegerás.

 12:8 Por todos lados abundan los malvados cuando se enaltece la vileza entre los seres humanos.

 

 Para el director de música. Hallel

13:1 ¿Hasta cuándo, Yahweh? ¿Me ignorarás para siempre? ¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí?

 13:2 ¿Hasta cuándo tendré preocupaciones en mi mente, tristeza en mi lev cada día? ¿Hasta cuándo va a triunfar mi enemigo contra mí?

 13:3 Mira, respóndeme, Yahweh, Elohé mío. Restaura el brillo de mis ojos, para que no caiga en el sueño de la muerte.

 13:4 Que no diga mi enemigo: Lo vencí. Mis adversarios se alegrarían si yo fracasara.

 13:5 Pero yo confío en tu Ahavá, mi lev se alegrará en tu liberación.

 13:6 Cantaré a Yahweh por el bien que ha hecho.

 

 Para el director de música. De Dawid

14:1 El necio piensa: Yahweh no se ocupa. Se han corrompido, practican cosas detestables, no hay quien haga lo bueno.

 14:2 Yahweh mira desde los shamaim a los seres humanos para ver si hay algún entendido, alguno que busque a Yahweh.

 14:3 Pero todos se han desviado, por igual se han corrompido; no hay quien haga lo bueno, no hay siquiera uno.

 14:4 ¿Nunca aprenden los malhechores, los que devoran a mi pueblo como devoran el pan, los que no invocan a Yahweh?

 14:5 Temblarán de espanto, porque Yahweh está presente en el círculo de los Tzadikim.

 14:6 Se burlan de los planes del humilde, pero Yahweh es Su Refugio.

 14:7 ¡Oh, sí de Tzión viniera la liberación de Yisrael! Cuando Yahweh haga cambiar la suerte de su pueblo, se gozará Yaakov, se alegrará Yisrael.

 

 Hallel de Dawid

15:1 Yahweh, ¿quién habitará en tu Tienda? ¿Quién morará en tu Monte Kadosh?

 15:2 El que vive sin tacha y hace lo recto, el que habla la verdad de todo lev,

 15:3 el que no calumnia con su lengua, ni le hace mal al prójimo, ni repite un reproche contra su vecino;

 15:4 el que mira con desprecio al despreciable, pero honra a los que respetan a Yahweh; el que cumple sus promesas, aunque se perjudique,

 15:5 el que presta su dinero sin exigir intereses, y no acepta soborno contra el inocente. El que vive así jamás caerá.

 

 16:1 Protégeme, oh, Él, que en ti busco refugio.

 16:2 Le digo a Yahweh: Tú eres Yahweh, mi bondad no es para beneficio tuyo,

 16:3 sino para los kadosh que están en la tierra, para los íntegros, en quienes mucho me complazco.

 16:4 Muchos serán los dolores de los que se van tras otros elohim. Yo no tomaré parte en sus libaciones de sangre, ni pronunciaré sus nombres con mis labios.

 16:5 Yahweh, Tú me has asignado mi herencia y mi porción, mi destino está en tus manos.

 16:6 La colindancia de lo mío cayó en lugares primorosos, hermosa es la heredad que me ha tocado.

 16:7 Bendigo a Yahweh porque Él me guía, en mi conciencia me corrige por las noches.

 16:8 Siempre pongo a Yahweh delante de mí, con Él a mi derecha no resbalaré.

 16:9 Por eso se alegra mi lev y se goza todo mi ser; y mi cuerpo reposa confiadamente.

 16:10 Porque no me abandonarás en la fosa, ni permitirás que tu leal vea el hoyo.

 16:11 Me mostrarás El Camino de la Vida; en tu presencia hay Gozo Perfecto, a tu lado hay Deleite Eterno.

 

 17:1 Escucha, Yahweh, mi causa justa; atiende a mi clamor, presta oído a mi tefilat, que es de labios sin engaño.

 17:2 Que venga de tu boca mi vindicación, pues tus ojos distinguen lo que es Tzadik.

 17:3 Tú has examinado mi mente, has venido de noche a vigilarme, me has puesto a prueba y nada malo hallaste; estoy resuelto a no pecar con mi boca.

 17:4 En cuanto a las actividades humanas, conforme al mandato de tu boca me he alejado del camino de los sin ley.

 17:5 Mis pasos se han aferrado a Tus Caminos, mis pies no se han desviado.

 17:6 Yo te invoco, oh, Yahweh, porque Tú me respondes, inclina a mí tu oído, escucha mis palabras.

 17:7 Dame una muestra clara de tu Ahavá, Tú que libras de sus enemigos a los que se refugian en ti.

 17:8 Cuídame como a la niña de tus ojos, escóndeme a la sombra de tus alas,

 17:9 de los malvados que me oprimen, de mis enemigos mortales que me rodean.

 17:10 Se han encerrado en sus sentimientos endurecidos; sólo echan arrogancia por la boca.

 17:11 Me siguen los pasos de cerca, me tienen echado el ojo para ponerme por el suelo.

 17:12 Es como el león que acecha a su presa, como el fiero león agachado en su escondite.

 17:13 Levántate, Yahweh, enfréntate a él, túmbalo al suelo, líbrame del malvado con tu espada,

 17:14 de los hombres con tu mano, oh, Yahweh, de los mundanos, que no piensan más que en lo de esta vida, que se llenan el vientre con tu abundancia, que hartan a sus benei, y hasta les sobra para sus nietos.

 17:15 Entonces yo, justificado, veré tu rostro; quedaré satisfecho cuando despierte en tu presencia.