BLOG DE ESTUDIOS DE HA TORAH

"Somos el remanente de Yisrael Fiel y Obediente y un Pueblo llamado, apartado para ser salvados a través del Mashiaj Legítimo, Yahshua Shiló" Bereshit 49:10

1/12/19

El duro despertad

“El duro despertar”
Esto ocurre cuando un día despiertas y te das cuenta que estas llevando una vida que realmente no quieres llevar, cuando sin esperarlo, descubres de forma personal que estás viendo en los demás, las fallas que hay en tu propia vida.
Es duro el despertar al ver que la vida que creías gobernar, realmente no existe y que has sido engañado por tu propio ego hasta el punto que estabas viendo solo en los demás, los errores de los cuales te reías, te burlabas y te creías exento.
¡Duro despertar!  Al ver lo indefenso que estas porque te has dado cuenta que juzgas, enjuicias e intentas ayudar a que los demás se corrijan de sus “muletillas y pecados” cuando realmente lo que estás viendo es el reflejo, NO de los defectos de ellos, sino de los tuyos propios.
Sabias que algo no iba bien, y vas atando cabos porque algo dentro de ti te decía, “no caminas bien, no haces lo que debes”, y una vocecita interior te venia repitiendo una y “deja de fijarte en los demás y céntrate en cambiar tu, en aprender tu, en enderezarte tu, porque no caminas derecho” y es cuando descubres que tú no eres más que un granito de arena más en este desierto de aprendizaje, que El es el Creador, El Sustentador, El Protector, el que cuida de todos y no tú.
¡Duro desertar! a una realidad que sentías, pero que descocías, pero que llega un día menos esperado y es una bofetada a tu propio razonamiento, a tu propia facultad de raciocinio.
¡Duro despertar! porque descubres que no eres quien dices que eres, sino que eres un espejismo que intenta sobrevivir en medio de una verdad que te supera.
Que en realidad, tú eres el fantasma, que tú eres el errado, el que necesita aprender y te das cuenta del tiempo desperdiciado, diciéndoles a los demás lo que realmente se te estaba diciendo a ti mismo.
No era lo que Yahweh te revelaba para “otros” era lo que Yahweh te revelaba a ti, para que aprendieras y dejaras de ser o de jugar a ser Elohe, o salvador de un mundo, que en realidad esta tan perdido como lo estás tú.
¡Necio de mí por no haberlo entendido!
¡Duro despertar!, amados míos, a esa luz en la que dices estar,  pero que te duele descubrir que era oscuridad, aunque creyeras que eras la misma luz.
¡Duro despertar! cuando te das también cuenta que eres una pantomima, una víctima más del sistema egoísta y acusador que hay entre los hombres.
¡Hora es ya! De que tomes las riendas de tu propia vida, de tu camino y aceptes con humidad que te has equivocado, que has errado el blanco y no solo ahora, sino toda tu vida.
¡Hora es ya! De que te esfuerces en ser mejor, en cambiar tus malos hábitos, tus adicciones, tus malos sentimientos, tu imagen de juez justo, cuando en realidad eres, “otro de tantos” que caminan errados y sin luz, simplemente porque te enredaste en vestirte con un “ropaje” que no eras.
¡Tremendo despertar” que viene como un jarro de agua fría, descubriendo de ti, facetas y máscaras de hipocresía que solo veías en los que caminan a tu lado pero que en realidad no iban a tu lado, sino que iban dentro de ti, en tu propia mochila.
Hoy creo que todos los seres humanos, los que buscábamos acercarnos al Creador para poder entender un poco más de eso que todos carecemos, nos damos cuenta lo vacio que realmente estamos, lo lleno de capas y capas de “banalidades, autoengaños y mascaras de una inmensa hipocresía” que han ido suprimiendo ese ser interior que aún tenía algo de Yahweh, pero que se ha escondido tanto que ni a nuestro propio interior puede ya identificarlo.
¡HOY más que nunca! te das cuenta lo necio de tus muchas acciones contra los demás y lo necio e ignorante que han sido tus luchas, tus guerras contra ellos, porque no eran contra ellos contra quien tenías que luchar, sino que era contra tus propios enemigos interiores, tu inclinación al mal.
Has visto en los demás, tu propia maldad y es muy duro, despertar un día y ver por primera vez lo apagado que estas, porque no te alumbrabas con la Luz de arriba, sino que te alumbrabas con esa vela insignificante que eres cuando pretendes ser una Luz que te supera.
¡Duro despertar, amados míos!
En el cual, te das cuenta que debes tomar parte en tu proceso de aprendizaje, en tu propia vida, pero que también te das cuenta que mientras no dejes de tomar el control de las vidas de los demás, jamás podrá dedicar tiempo a sanarte tú, a cuidarte tú, para luego una vez alcanzada esa meta, puedas aportar algo a la vida de aquellos que has intentado cambiar por culpa de tus miedos y egoísmos.
¡Duro despertar! Al ver en ese espejo del alma, que esa imagen que se refleja no eres tú, sino que es “un cumulo de lo que has querido ser pero que en realidad no has alcanzado”.
Es HOY, es AHORA cuando quiero empezar a cambiar, a transformarme en aquello por lo que fui llamado, en aquello por lo que fui creado y en aquello por lo que fui dotado.
Es HOY, es AHORA cuando decido despojarme de esa lacra que es el “egoísmo” pero que ha sido maquillado con el nombre de “altruismo”.
Es HOY, es AHORA, en este DURO DESPERTAR que con lo poco que me queda de humildad, con esa pequeñita llama que aún queda en mí, dejar que Yahweh “sople” Su Aliento de Vida de nuevo y haga que nunca más se apague.
Es HOY, es AHORA cuando pido perdón por mis errores, por mis fracasos, por mis trasgresiones al Eterno y a mí mismo, y a mis hermanos, porque en este DURO DESPERTAR, algo en mí se ha roto, algo en mí ha dejado de ser, para comenzar a ser algo que debería haber sido desde siempre.
Hoy entiendo ese “nuevo nacer”, que solo es posible, cuando nos deshacemos “del viejo hombre” porque “es imposible nacer sin antes morir”, como la Escritura nos dice “la semilla debe morir para poder transformarse y crecer”.
Es HOY, es AHORA cuando decido remontarme, luchar con esta nueva fuerza recibida, pero ya sin cargas, sin ataduras, sin mentiras, sin hipocresías, sin autoengaños.
Es HOY, es AHORA cuando asumo, primero, “mi irresponsabilidad” y después de haberla asumido, zanjarla, y pedir perdón por ella, para poder desprenderme de su lazo y consecuencias y entonces, una vez sacada, una vez muerta y destruida, asumir con derecho, “la responsabilidad” de tomar una nueva vida, un nuevo rumbo, pero ya uno que no me dirija a mí mismo, sino que me dirija de vuelta a Aquel de quien salí, para “unirme” en un estrecho abrazo a ese Plan de Yahweh que tanto necesitaba y que ya por fin, encontré.
Es HOY, es AHORA cuando entiendo ese amor derramado que siempre me ha seguido, esa protección que jamás me abandonó, aunque siempre supe que tenía.
Nunca he estado solo, y es hoy que en verdad lo sé, lo entiendo, porque un amor tan Sublime, jamás se desprende,  porque venía con ese “soplo de vida” que es inagotable, tan perfecto, amados míos,  que ni “la vida, ni la muerte, ni lo alto, ni lo profundo ni ninguna cosa creada puede realmente separarnos de él”
Es HOY, es AHORA cuando realmente ha llegado a mí esa Luz, esa salvación de mí mismo y ha hecho posible, ver mi “camino egoísta y sin sentido” que me estaba conduciendo, NO al lugar que quería ir, sino a todo lo contrario, a ese lugar donde nadie jamás quiere estar….el olvido y la separación eterna de mi Creador.
Es HOY, es AHORA cuando dejo “mi viejo hombre y sus razonamientos egoístas y absurdos”, es HOY cuando dejo “mi carne” para comenzar a vivir en mi “ruaj”, es HOY cuando decido, de una forma clara y concisa, “seguir a mi Maestro”, a Yahshua, guiándome por sus huellas registradas y que son “una luz en mi camino”.
Es HOY, es AHORA cuando me arraigo, me fijo, me centro en “cuidar de mí, de mi salvación, y no permitir que ningún enemigo, sea interior o exterior haga de mí lo que no quiero”.
HOY puedo decir, GRACIAS PAPA, porque me has quitado la venda de los ojos de mi alma, la negrura de mis propios sentimientos y el vacio de sentirme solo, desvalido y abandonado y porque al quitarme esta carga, he podido verme ante Tus Ojos tal y como soy en realidad y eso me ayudará a seguir creciendo, a seguir asumiendo, a seguir cambiando “como de gloria en gloria” a esa estatura perfecta que es, Yahshua Ha Mashiaj.
Te amo Papa y te pido que me ayudes para que mi vida se asemeje a Tu Propósito.
Yhemaelh Zeev

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todah rabah por su comentario.