BLOG DE ESTUDIOS DE HA TORAH

"Somos el remanente de Yisrael Fiel y Obediente y un Pueblo llamado, apartado para ser salvados a través del Mashiaj Legítimo, Yahshua Shiló" Bereshit 49:10

30/1/19

LA DIGNIDAD QUE A TODOS NOS FALTA

“LA DIGNIDAD DEL YISRAELITA 
Es un derecho propio otorgado por Yahweh”

En el momento actual, que nos encontramos, en nuestro día a día, amados míos, hablamos mucho de “calidad” calidad de servicio, calidad de producto, calidad de vida (entendida como bienestar material y social….). Pero, en contadas ocasiones escuchamos hablar de “Dignidad Humana”. Sin embargo, cuando se carece de ella todo se convierte en pura apariencia sin sentido alguno.
La dignidad de sentirnos nosotros mismos y la humildad de reconocer que podemos ser mejores. ¿En qué consiste?
Pues consiste en cuidar las relaciones con nosotros mismos, con los demás, en rehacer nuestros afectos personales, en darles el valor que Avinu Yahweh nos dio y en tener una forma de pensamiento, un camino de vida, una actitud y un estilo de vida que sea realmente el que nosotros sintamos en nuestro interior, ”amarse a sí mismo” de la forma que Yahweh quiere que lo hagamos.
“No podemos darle a los demás, lo que nosotros NO tenemos, lo que nosotros NO sentimos o lo que NUNCA HEMOS VALORADO Y GUARDADO”.
-¿Para qué trabajar tantas horas y llegar cansados a casa si en ella no hay nadie que le interese como nos ha ido el día?
-¿De qué nos sirve ser bendecidos sino compartimos esa bendición?
-¿De qué nos sirve querer dar los demás lo que nosotros mismos nos estamos negando por no tener dignidad propia?
-¿De qué nos vale tener el armario lleno de ropa si uno se encuentra desnudo de cariño y afecto y además, sabiendo que hay quienes son nuestros hermanos y no poseen ni siquiera una prenda para vestirse o calentarse?

Hemos de ser conscientes que el mundo material no posee ningún valor por sí mismo, depende de la aplicación que hagamos de él y la felicidad que genere al compartirlo. Yahshua dijo "hay mas felicidad en dar (compartir) que recibir"
La Dignidad humana debe llevar inherente a ella lo más valioso, el cultivo de la bondad personal, el valorar quien eres y para que estas en el mundo, el deseo SINCERO de hacer bien las cosas de acuerdo a las Instrucciones que Yahweh nos regalo y que a quienes somos verdaderos hijos, NOS FUERON GRABADAS EN NUESTRO PROPIO CORAZÓN, para mejorar cada día un poco más, uno mismo y en colaboración con los demás, debe ir cumpliendo así, el crecimiento individual y colectivo que es en sí, LA FAMILIA DE YAHSHUA, a fin de lograr una vida mejor para todos los seres vivos de esta maravilloso planeta llamado tierra, que Yahweh nos regalo y en donde ÉL nos puso.
La Dignidad humana no se mide por el éxito ni por el prestigio. Si por el deseo de ser seres humanos más éticos y morales cada día, más conscientes y más capaces de ser útiles a los demás y a nosotros mismos. ESTO ES AMOR EN ACCIÓN.
La Dignidad humana bien entendida, se asienta en tres componentes básicos
1º- “Cerebro (donde se recibe el conocimiento)”
2º- “Corazón (donde se graban)
3º- “Constancia (donde se pone por OBRA)”
Amados hijos en la Emunah/Fe, se trata en definitiva de concentrar nuestra mente y corazón en lo que hacemos en cada momento (cerebro), sentir ahavah/amor en cada tarea que realizamos (corazón) y fuerza de voluntad para lograr ser nosotros mismos LO QUE YAHWEH QUIERE QUE SEAMOS en todo lo que realizamos (constancia), la Dignidad y calidad humana se va enriqueciendo de pequeñas y constantes mejoras (crecimiento espiritual), más que de cambios radicales.
“En muchas ocasiones, lograr nuestros objetivos depende de seguir intentándolo (como la viuda ante el juez que por su persistencia consiguió ser escuchada), cuando los demás ya han dejado de hacerlo (no tirar jamás la toalla)”.
Es evidente que si queremos ser mejores, tenemos que vivir en consecuencia con ese sentimiento, de esa forma seremos una referencia muy válida para los demás “El deseo de ser mejores cada día debe estar integrado en nuestro interior, como forma de vida.
Así pues la VERDADERA dignidad humana surgirá de aprender a querernos a nosotros mismos, de cuidarnos a nosotros mismos antes de intentar dar eso a los demás, todo esto, hará que apreciemos a nuestros semejantes, como nos apreciamos a nosotros.
“UNA VEZ CONSEGUIDA PARA NOSOTROS MISMOS”
La estructura o pilar básico donde se asentará la DIGNIDAD humana es la “EMPATIA” (capacidad de ponernos en el lugar del otro), cosa que solo ocurrirá si ya hemos arraigado la DIGNIDAD PROPIA en nosotros como una raíz o un asentamiento en LA ROCA PERFECTA.
Somos poseedores de esa empatía cuando queremos ofrecerles a los demás y sentimos el dolor ajeno es nuestro propio dolor, cuando sentimos con la otra persona que él o ella está carente de dicha dignidad, y lo hacemos cuando nos ponemos en acción y cuando cuidamos de él, el hecho de compartir la angustia de quienes sufren, están en peligro o de quienes se sientan desvalidos, nos hace ser conscientes que la empatía en última estancia, es el fundamento de nuestra actitud ética y moral,
“sufrir con los que sufren” ES REALMENTE EL CAMINO QUE YAHSHUA NOS MOSTRÓ Y QUE MUY POQUITOS QUIEREN SEGUIR.
REFLEXIONEN:
“Para hacer grandes cosas no hace falta ser un genio, no se ha de estar por encima de los seres humanos, sino entre ellos”.
En nuestra sociedad actual, competitiva e individualista, de donde nos sacó Yahweh, el ser humano con dignidad humana, ha de hacer un esfuerzo continuo, para aprender y adaptarse a entornos en proceso de cambio constante. Muchos llegan a descubrir, una fuente profunda de energía, creatividad y amor, en la lucha por mejorar esos entornos (su yo interior, su familia, el medio ambiente, o el mundo), en general buscan amar lo que hacen, incluso si en ese momento no están haciendo lo que aman. TODO ESTO SON ANHELOS BUENOS, aunque mal enfocados, mal dirigidos, porque se adquieren en el mundo y no en la Instrucción de Yahweh.
La Dignidad desde el punto de vista del mundo, es solo cuidar del yo, sin la maravillosa experiencia de después de aprenderlo, OFRECERLO A LOS DEMÁS.
Como “benei de Yahweh” y para acceder a nuestros valores personales, los que hemos recibido de El al ser creados “a su imagen y semejanza” debemos empezar a buscarlos dentro de nosotros mismos (porque es ahí donde los puso o deposito Yahweh como un regalo maravilloso), sacarlos al exterior y de esa forma mejorar diariamente, nuestra forma de ser y nuestra relación con Yahweh y con los demás.
La moral QUE YAHWEH QUIERE QUE ACEPTEMOS Y PRACTIQUEMOS es un conjunto de normas para vivir.
En los tiempos que corren no vale decir “Yo voy a lo mío y con no hacer mal a nadie es suficiente”. No basta. Vamos a vivir de manera que seamos capaces de poner en práctica formas afectivas y sociales, cada vez más éticas, formas cada vez más estimulantes de vivir. Y hoy no basta con no hacer el mal a nadie, puesto que no hay ninguna obligación de no hacer mal a nadie, la auténtica obligación que tenemos los seres humanos es la de AYUDARNOS A NOSOTROS MISMOS Y ASÍ PODER SER ÚTILES es decir, “SERVIR” a nuestros hermanos y hermanas.
A veces olvidamos que para hacer EL CAMINO mejor, en el que se desarrollen todas las potencialidades con las que fuimos creados (los dones y frutos recibidos del Abba que cada uno posee), hay que mejorar notablemente la calidad de la ENSEÑANZA (el verdadero aprendizaje).
Hemos de aprender a diferenciar nuestras necesidades de nuestros deseos, a dar todah rabah (muchas gracias), aprender a conversar, a hacer amigos entre los mismos hermanos, a tener sentido del humor y habilidades básicas. Así, una vez aprendido, les ayudaremos a comprender mejor la interrelación de todo lo que existe, su trascendencia a desarrollar nuestra vida y la de los demás en una auténtica vida de dignidad.
A menudo los seres humanos, vivimos la vida al revés, intentamos dar a los demás lo que no tenemos, el dar a los demás lo que a nosotros mismos nos negamos o en tener muchas cosas, o tener más dinero, con la intención de poder hacer lo que de verdad nos gusta (adquirir egoístamente), y así CREERNOS que seremos más felices y tendremos una vida plena de armonía y paz. Pero la manera en que suele funcionar es la contraria, primero debemos ser nosotros mismos, el ser humano que somos en realidad, tal y como Yahweh nos creó, y luego hacer lo que tengamos que hacer, para lograr los objetivos que Yahweh nos enseñó. y para ello DEBEMOS de elegir el camino de la coherencia, y la sinceridad con nosotros mismos y con los demás, que es LA DIGNIDAD.
A modo de conclusión, si de verdad queremos tener esa Dignidad Humana del cual nos habla la Torah y nos enseñó Yahshua DEBEMOS trabajar día a día por ella, hay que ser conscientes e integrar dentro de nosotros tres valores fundamentales para que dicha Dignidad Humana se manifieste en nosotros:
1.- RESPETO, respetar es actuar en la vida con conciencia que nuestros actos tienen consecuencias en nosotros y en los que nos rodean. El que respeta siempre mira a su alrededor, el que no, solo se guía por sus propios impulsos.
2.- SINCERIDAD es la expresión externa de lo que verdaderamente pensamos y sentimos, la ausencia de simulación y de hipocresía, hace posible la autentica comunicación y la tranquilidad de sabernos aceptados tal y como somos.
3.- SERVICIO A LOS DEMÁS dar sin esperar nada a cambio, implica un compromiso con los demás, trabajar juntos, saber que todos vamos en la misma dirección, EL CAMINO A YAHWEH A TRAVÉS DE MASHIAJ SU BEN AMADO YAHSHUA y abrir caminos compartidos para conseguir LA UNIDAD QUE YAHWEH QUIERE QUE TENGAMOS, donde la ética y la moral sea cada vez un valor más elevado.
ESTE ES EL PRINCIPIO FUNDAMENTAL DE LA DIGNIDAD HUMANA SEGÚN SE ENSEÑA EN LA TORAH.
¿Estás dispuesto a activarla dentro de ti?
“Amarás a tu prójimo como te amas a ti mismo”
“darás a los demás lo que antes habrás adquirido tu mismo”
Para “dar y compartir esos ríos de agua viva que deberían brotar de tu interior, antes debes activarlo, y beber de él tu primero”

Moreh: Yhemaelh Zeev.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todah rabah por su comentario.