BLOG OFICIAL E INTERNACIONAL

"BLOG OFICIAL E INTERNACIONAL DE LAS KEHILOT YISRAELITAS DE YAHSHUA SHILÓ"

2/4/18

LA VERDADERA JUSTIFICACION

Muchos hablan hoy dia de JUSTIFICACION pero en realidad muchos no saben lo que es la Justificacion.
LA JUSTIFICACION
¿Que es la justificación?
"JUSTIFICACION," amdos chaverim/amigos y ajim/hermanos míos, es una de las palabras clave mas comunes en los escritos tan a menudo malentendidos del Enviado Shaul.
Tanto en el Berit/Pacto del Sinai como en el Berit/Pacto Renovado, la palabra justificación tiene un significado legal muy bien definido, aunque tiene varias aplicaciones en la vida del creyente. Es una palabra que está estrechamente relacionada con la idea de juicio o prueba (Devarim/Deuteronomio 25:1, Qorintiyim Alef/1 Corintios 4:3, MattiYahj 12:37).
En Romanos y Gálatas está estrechamente asociada a la fe y a la gracia, y a través de toda la Escritura está ligada a la salvación.
De modo que la palabra justificación en su aspecto legal puede definirse como: "ser una persona declarada justa por disposición de un tribunal".
Amados míos, aquí no entraremos en detalle acerca de la doctrina de la justificación, porque es un tema muy extenso, y ya hemos cubierto muchos de sus aspectos en otros mensajes. Pero cubriremos lo básico sobre el concepto de la justificación, y lo que se requiere para hacerla efectiva en nuestras vidas.
Cuando se dice que Yahweh ha justificado a un hombre, se quiere decir que ha llevado el caso ante su Divino Tribunal, donde El preside diariamente y que, después de examinar el caso, ha estimado y declarado al acusado tan libre de toda falta, culpa y sentencia, como si fuera del todo justo y agradable a la vista de su KADOS TORAH. Un sinónimo muy común y sencillo de la palabra justificación es aceptación.
El pecado crea distanciamiento entre Yahweh y el ser humano. Le hace inacepto. Le hace necesario ser aceptado por Yahweh otra vez.
La justificación es el acto legal donde Yahweh declara al pecador como inocente de su pecado. La justificación tiene varios aspectos o modalidades. Hay una justificación hecha posible para perdonar pecados de comisión propia, y hay otra justificación para perdonar pecados heredados o pasados, como lo es el pecado original, o como lo fueron las transgresiones del antiguo pueglo de Israel. En ambos casos se requiere que se cumplan ciertas condiciones. Una de ellas es la FE. Otra es arrepentimiento genuino.
Cuando Yahweh "da el primer paso" y declara al pecador como inocente de su pecado (de comisión o heredado), no es que ahora el pecador esté libre del pecado, sino que es "estimado" y “declarado” libre del pecado por Su Hacedor. La justificación que Yahweh hace queda contingente a nuestra fe. El haber sido justificado delante de Yahweh es una declaracón de justicia, y está basada en el derramamiento de la sangre de Yahshua, pero se requiere de nosotros que creamos en ello como forma efectiva para justificarnos ante Yahweh. De otra manera no tiene efecto alguno.
Por ejemplo, para convertir el concepto de la justificación en una realidad efectiva y paliptante en nuestras vidas, tenemos que creer en pasajes como este: "...estando ya justificados en Su sangre, por El seremos salvos de la ira..." (Romaniyim 5:9), tenemos que creer que seremos salvos de la ira por haber sido justificados. Inicialmente Yahweh nos ha justificado por la muerte, sepultura y resurrección de su hijo Yahshua (Qorintiyim Alef/1 Cor 15:1-4). Yahweh hace responsable de nuestros pecados a Yahshua Ha Mashiaj imputándoselos en su sacrificio.
La justificación es por fe, requiere de nuestra fe. La verdadera fe es obra de Yahweh (YOnahan/Juan 6:28-29), concedida por Yahweh (Yonahan/Juan 1:29) y es simultánea con la regeneración (Qorintiyim Bet/2 Cor 5:17), la cual Yahweh trabaja en nosotros por Su voluntad (Yonahan/Juan 1:13).
El resultado de esta justificación y regeneración, es que el pecador cambia de su pecado e inicia una vida de buenas obras. Pero no ha sido ni será por estas obras por las que nos ganamos nuestro lugar con Yahweh, ni tampoco nos sostienen delante de Él. Yahshua fue quien por la vajesed/gracia de Yahweh llevó a cabo todo lo que necesitamos inicialmente para ser salvos, justificados; y es, el creer realmente en lo que Yahweh ha hecho por nosotros mediante Yahshua en su sacrificio; por lo que la Palabra dice que somos justificados por fe (Romaniyim 5:1).
Hace falta fe para creer que todo esto que la Escritura dice, es la verdad. Tenemos que tener fe y creer a Yahweh cuando El nos dice que nos ha justificado y borrado nuestros viejos pecados mediante la sangre del Mashiaj Yahshua, y que también nos justifica cuando posteriormente pecamos y acudimos a El en arrepentimiento genuino. Tenemos que creer que El nos perdona, nos justifica, nos considera sin pecado. Si no le creemos, nuestros pecados permanecen. Tenemos que creerle. Eso es tener FE.
Creer o no creer es muy fácil.
Consideremos que Yahshua murió por toda la humanidad, no solamente por nosotros. Pero toda la humanidad no cree en El. Toda la humanidad no cree que ha sido justificada por la vajesed/gracia de Yahweh y por la sangre de Yahshua, PORQUE NO TODA LA HUMANIDAD TIENE FE. El sacrificio ya se hizo de una vez y por todas. La justificación está ahí. Pero eso no basta: hay que creer en ello, para poder vivir por ello. De lo contrario, se sigue viviendo como se ha venido viviendo sin cambio alguno.
Nosotros creemos que El nos ha justificado inicialmente, y que nos justificará en el futuro. Yahshua efectivamente borró nuestros pecados pasados heredados. Pero...¿y que tal si mas tarde pecamos por descuido, tras haber sido justificados?
¿Que tal si no lo hacemos por descuido, sino deliberadamente, como Dawid? ¿Seremos justificados también, como lo fue él y otros? No importa. Yahweh nos justificará, si al igual que él y los demás, nos arrepentimos de corazón. (pero tengan claro que esto no signifca que comoquiera no nos podrá venir castigo.)
El creer verdaderamente en la justificación delante de Yahweh y la regeneración en el nuevo creyente, ineludiblemente resultará en buenas obras. Resultará en que guardemos la Torah, para abstenernos de pecado, y de las maldiciones y castigos proscritos en Devarim/Deut 28 y 29! Esa es la fe que tenemos, amados ajim y chaverim, que si obedecemos, y creemos, Yahweh nos mantendrá justificados de continuo, y protegidos del mal que acarrea la desobediencia!
¡Que Yahweh los cuide, nos de ubrajot y proteja del malingo a todos Ustedes, y que crean a Su Abba cuando Ustedes se arrepientan y Yahshua los justifique!
Shalom.
Yhemaelh Zeev

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todah rabah por su comentario.