23/10/15

CRECIENDO POR MEDIO DE LAS PRUEBAS

CRECIENDO POR MEDIO DE LAS PRUEBAS
¿Para qué usa Yahweh Elohe las pruebas y tribulaciones en nuestra jayim/vida?
Porque por medio de ellas aprendemos a caminar seguros en el ahavah de Yahweh, aún en medio de las pruebas.
El usa las pruebas y las tribulaciones para prepararnos, no para señalar o criticar nuestros fracasos ni para condenarnos (Romaniyim 8:1).
Recuerda amado aji: Yahweh Elohe quiere que nosotros triunfemos en cumplir Su llamado. El desea tenernos en total kadushá a fin de que nuestro futuro sea fructífero. Yahweh Elohe está con nosotros, no contra nosotros (Romaniyim 8:31).
El Eterno es Omnipotente y tiene todo poder. Sus perspectivas son eternas. El puede ver y entender todas las cosas, tanto más que los seres humanos más capaces. El tiene un Plan, un Maljut (Reino) y propósito eternos que cumplir. Podemos escoger ser parte con El en tal cumplimiento, pero para hacerlo, vamos a tener que confiar en Él para cualquiera que sea el papel que nos otorgue desempeñar.
Yahweh Elohe también nos promete que nunca nos dejará ni nos desamparará, que será nuestro pronto auxilio en la tribulaciones; por consiguiente, no necesitamos temer (Ivrim 13:5,6). Así como fue con YOsef en medio de sus pruebas. El Shaday también estará con nosotros, sin importar las circunstancias, jamás seremos separados de su inmenso ahavah (Romaiyim 8:38,39).
Puede que usted, amado aji, amada ajot y amado javer haya sufrido mucho por su entrega devota a Yahshua Ha Mashiaj. Sin embargo, escuche las palabras animadoras a Kefas:
“… sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos del Mashiaj, para que también en la revelación de su Tiferet (Gloria) tengais simja (gozo) con gran asheret (alegría).
Si sois vituperados por el nombre de Yahshua Ha Mashiaj, sois bienaventurados, porque el Ruaj Hakodesh de Yahweh reposa sobre vosotros. Ciertamente, de parte de ellos, YAHSHUA es blasfemado, pero por vosotros es glorificado.” (Kefas Alef 4:13, 14).
La Correccion de Yahweh Elohe nos moldea
Es importante recordar que  Yosefno hizo nada malo para que todas esas pruebas vinieran sobre él. La Kitbé HaKodesh (Sagrada Escritura) NO nos relata que Yosef se rebelara o pecara contra El Eterno. Algunas veces nuestro propio egoísmo y pecado puede acarrear las pruebas y adversidades sobre nuestras jamiyim (vidas). Esto no es lo mismo que sufrir por la causa de Yahshua. No habrá remuneración por los sufrimientos que nos acarreamos sobre sí mismos por causa de nuestros pecados.
Cuando Miriam, la ajot de Moshé habló contra él y fue herida de lepra, ese no fue un sufrimiento por la causa de Yahweh (Capítulo 12 de Bemidbar (Números). Cuando Yonás pasó tres días en el vientre de un gran pez (no ballena porque no lo especifica), se debió a su propia rebelión (Capítulo 1 de Yonás). Cuando Ananías y Safira cayeron muertos a tierra, fue causa o resultado directo de sus propias acciones deceptivas (Maaser/Hch 5:1-11).
Si somos precipitados y desobedientes o codiciamos posiciones de poder para las cuales Yahweh no nos ha llamado, sufriremos por nuestra propia codicia carnal. Si nuestras ambiciones y pasiones terrenales controlan nuestro buen juicio o si intentamos exaltarnos a sí mismos por sobre la verdad escritural, es posible que tengamos que padecer de terribles problemas.
Somos amonestados por las Kitbé HaKodesh (Sagradas Escrituras) a ser diligentes a fin de evitar ser castigados por nuestra propia maldad:
“Así que, ninguno de vosotros padezca como homicida, o ladrón, o malhechor, o por entremeterse en lo ajeno;” (Kefas Alef4:15).
No obstante, aún cuando hayamos pecado voluntariamente contra Yahweh, no todo está perdido. El aún puede librarnos si hacemos TESHUVÁ (si nos arrepentimos sinceramente y renunciamos a nuestros pecados y nos volvemos de ellos, los abandonamos). Nuestros fracasos pueden acarrearnos sufrimientos innecesarios sobre sí o sobre nuestros seres amados. Sin embargo, Yahweh Elohe puede utilizar el peor de los fracasos de nuestras jamiyim (vidas) para ayudarnos en el proceso de formación para transformarnos. Su correccion y disciplina, agregado a nuestra actitud de reacción, también nos formarán (Devarim. 8:5; Mishlé/Pr 3:12; Maaser/He 12:7, 8).
Yahweh Elohe en su infinita Rajamim (misericordia), puede redimir y usar aun nuestros fracasos. El es digno de toda Hallel por Su gran Rajamim para perdonar y por Sus Favores redentoras. Pero tampoco debemos olvidar la brevedad de la jayim (vida) y que no podemos jugar con su gracia. Esto quiere decir, que hoy, es todo lo que tenemos, mañana puede ser tarde. ¡Hoy es el dia de salvación!
Amados ajim, entonces.......
¿Cómo debemos responder ante las pruebas?
Por supuesto que todos los creyentes genuinos en Yahshua Ha mashiaj sufrirán pruebas. Yahshua asi lo dijo: “En el mundo tendréis aflicciones…” (Yonahan 16:33). El significado del vocablo “tribulación – aflicciones, sufrimientos” incluye “presiones, opresiones, tensiones, angustias, trastornos, adversidades, aflicciones y depresiones”. Las tribulaciones representan a un talmidim seguidor de Mashiaj que ha sido liberado -es libre y desatado de sus grillos y cadenas- y quien por tal razón, es puesto en grandes presiones y sufrimientos por la causa de la Besorat (Buena Nueva).
Somos libres en Yahshua (pero somos libres de permanecer sin pecado). No obstante, este olam (mundo) nos acarrea presiones, tribulaciones y pruebas.
¿Cómo podemos triunfar sobre las pruebas y crecer a través de ellas? Seguidamente exponemos algunos puntos que pueden ayudarnos.
1- La TEFILAT.
La tefilat es esencial si queremos tener éxito en triunfar sobre las pruebas. El shaluj Shaul declaró: “Haced tefilat sin cesar”. Es necesario perseverar haciendo tefilat continuamente, suplicando a Yahweh Elohe que nos de fuerzas, gracia y sabiduría. Tenemos que hacer tefilat a El para que nos entregue en kadushá durante las pruebas y que las use para Su Tiferet y nuestro bien. Es urgente examinar nuestros levim (corazones) y permitir que Yahweh purifique nuestras impurezas de la carne y del espíritu. Por supuesto que tenemos que renunciar a nuestro orgullo -arrogancia- y al esfuerzo propio, clamando a El humildad por Su ayuda y poder.
Necesitamos poseer un lev (corazón) crédulo. Tenemos que confiar en que el Eterno tiene un propósito para nuestras pruebas y que suplirá todo lo necesario para soportarlas. El nos dará la sabiduría a medida que se lo pidamos (lea Yacobo 1:2-8), a fin de que sepamos qué hacer en respuesta a las pruebas. Por supuesto que Yahweh saldrá a nuestro encuentro para enseñarnos, consolarnos y ayudarnos.
Las pruebas pueden ser desalentadoras y hasta abrumadoras. A veces no podemos hallar las palabras adecuadas con las que hacer tefilat. Es en estas ocasiones que debemos hacer tefilat en nuestro aposento. Cuando lo hacemos así, el Ruaj HaKodesh de Yahweh nos ayuda para hacer tefilat según la voluntad de Yahweh (Ro 8:26, 27).
ESTO ES una manera poderosa y efectiva de edificar nuestra emunah (fe) (Yehudah 20). Las pruebas a veces pueden ser ataques directos de ha satan que nos ataca de forma exterior, pero tambien puede ser de nuestra inclinacion al mal (parte interna nuestra). En tales casos, debemos someternos a yahweh y resistir al diablo (Yacobo4:7), siempre batallando en tefilat suplicante (Ef 6:10-18).
Haga tefilat y ayune
El ayunar ayuda a aquietar nuestros impulsos carnales y a hacernos sensibles a la voz del Ruaj haKodesh. A medida que usted inicia el ayuno, asegúrese de que hace tefilat a menudo. También, tome tiempo para esperar en Yahweh, mostrando silencio y dejando que Yahweh nos hable, porque muchas veces cuando oramos no le dejamos o no le escuchamos a El. Dele tiempo para que El le ministre y hable tiernamente a su lev (corazón).
“¡Tenga por sumo simja (gozo)!”
Shaul y Silas habían sido azotados severamente y echados en prisión por anunciar la Besorat. No obstante, esa misma noche comenzaron a hacer tefilat y a cantar Hallel a Yahweh en su celda (Maaser/Hch 16: 22-25).
Yahweh Elohe, en su fidelidad, puso esos “cantos de liberación” en sus levim (corazones) (Tehilim/Sal 32:7). Mientras cantaban, vino un terremoto repentino que sacudió la prisión y los grillos cayeron de us pies y manos, liberándolos, junto a los demás prisioneros. Hasta el carcelero se convirtió. Como resultado, una kehilaj fuerte fue establecida en Filipo.
¿Cómo pudieron Shaul y Silas cantar durante tal prueba? Porque eran ENVIADOS humildes y entregados completamente a Yahweh, quien los llamó y formó para sufrir por LA BESORAT DE YAHSHUA HA MASHIAJ. Ellos confiaban de que El protegería sus jayimim (vidas) para la causa. Shaul reconoció que la mano de su Elohe estaba obrando en cada prueba y reto de sus vidas. ¡Maravillosa es la emunah/fe y gracia dadas por el Creador!
El Eterno es siempre digno de nuestro loor -Hallel. A medida que le adoramos, nuestros ojos y espíritus se elevan al shemayim/cielo. Su esperanza y gozo llenan nuestros levim/corazones, y nos suple fortaleza para resistir las pruebas.
Podemos tener simja/gozo y expresar acción de gracias a Yahweh Elohe en medio de las tribulaciones (Yonahan 16: 33; Yacobo 1:2). Sabemos que El las usará para nuestro bien y para Su Tiferet (Ivrim 12:3-11).
Podemos obtener la victoria a través de las pruebas si tornamos nuestros levim (corazones) a Yahweh en humilde adoración:
“Mas a Yahweh Elohe todah rabah, el cual hace que siempre triunfemos en Yahshua Ha mashiaj…” (Qorintiyim bet 2:14).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todah rabah por su comentario.