30/11/15

DE LA ABUNDANCIA DEL CORAZON HABLA LA BOCA

"De la abundancia del corazon habla la boca"
Amados mios, no hay duda de que lo que hay en nuestro corazon es lo que hablamos y es lo que proclamamos.
Deberiamos examinarnos, analizar nuestro corazon para ver que hay dentro.
Estas verdades reveladas en la Escritura nos proporcionan la verdad que nos identifican con lo que somos, con lo que hay dentro.
Muchas veces sale de nosotros "aguas amargas y aguas dulces" muchas veces salen rios de agua viva y otras veces aguas estancadas en lodozales y eso es algo para reflexionar, para pararse y asi poder cambiar.
"por sus frutos los conoceran" y si lo que hay dentro de nosotros no es lo que se espera, entonces estaremos compartiendo esas aguas amargas y estancadas en nuestra vida.
Estamos para aprender y todo lleva su tiempo por eso Yahweh nos muestra su Rajem cada yom para que aprendamos y vayamos cambiando todo aquello que impide ser LUZ Y SAL DE LA TIERRA.
¿Se puede cambiar el agua amarga por la dulce?
CLARO QUE SI.. tenemos una historia en la Torah que nos demuestra que yahweh puede trasformar el agua amarga en dulce.
Shemot 15:22-25
Entonces Mosheh hizo que Yisrael se alejara del Mar de los Juncos. Se adentraron en el desierto de Shur; viajaron tres días por el desierto y no hallaron agua. Llegaron a Marah, pero no pudieron beber el agua de Marah porque era amarga; por eso fue que la llamaron Marah Amarga. Y el pueblo se quejó contra Mosheh, diciendo: “¿Qué vamos a beber?” Así que él clamó a YHWH, y YHWH le mostró un pedazo de palo; él lo tiró al agua y el agua se volvió dulce. Allí él les puso una norma fija, y allí los puso a prueba."
¿Qué es lo que Yahweh Elohe está tratando de decir? ¿Puede todavía cambiar el agua amarga en agua dulce?
"Yahshua el mejor ejemplo"
Nosotros hemos sido llamados a tomar nuestra cruz y seguir a Yahshua Ha Mashiaj... tal vez yo y todos vosotros mis amados ajim necesitemos enfocarnos más en el sacrifico de Mashiaj y no tanto en la nuestra. Ciertamente Yahshua sufrió más de lo que yo o tu amados mios jamás habremos de experimentar.

Yahshua debía beber una copa amarga: soportar el sacrificio. Sin embargo, no se enfocó en esta sino en la razón por la que debía llevarla: su ahavah por las personas.
Muchas veces andamos por ahi quejandonos del madero que tenemos cada uno de nosotros como si eso realmente fuera lo mas importante, exigiendo que se nos ayude a sobreyervarlo, pero lo cierto es que se nos dijo "que cada uno tome su madero y me siga de continuo"
Yahshua llevo el suyo y ya sabemos lo que conyevo dicho sacrificio.. EL PERDON DE NUESTROS PECADOS Y LA VIDA ETERNA.
Meditar en todo esto y gaurdarlo dentro de nosotros nos ayudara a entender cuales son esos RIOS DE AGUA VIVA que fueron depositados en nosotros para que lo sacaramos y dieramos testimonio.
¿Es tu vida una vida llena de esas AGUAS VIVAS o es por el contrario una vida llena de amarguras, rencor, malicias, pecado, soberbias, odio?
Amados mios si alguna vez te sientes asi, te das cuenta que de ti no sale lo que deberia salir, deberias pararte en tu camino, deberias reflexionar y examinar que estas haciendo mal.
Es de sabios rectificar, es de sabios correjir lo errado...esa es la prioridad de nuestras vidas.
Tenemos SU PROMESA QUE ES VERDADERA Y EFICAZ...recordemos lo que dice Shaul en romaniyim 8: 32-39
«Aquel que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por nosotros, ¿cómo no nos dará junto con Él todas las cosas?» Los pasukim 35 a 39 afirman que nada puede separarnos del ahavah de Yahweh Elohe: ni persecución, ni angustia, ni tribulación, ¡nada! Sólo porque la vida es dura no significa que Yahweh nos ame menos.
Al dar una nueva lectura al pasuk 37 de Romanos 8 recibimos una fuerte motivación: «Pero en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó». Esto suena como agua dulce para mí y deberia sonar para vosotros tambien . ¡Yahshua Ha Mashiaj nos hace más que vencedores!

La Kehilaj Internacional de Talmidim de Yahshua Ha Mashiaj.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todah rabah por su comentario.