16/11/15

LAS RELACIONES SEXUALES EN EL MATRIMONIO

Mis amados ajim: Shalom a sus vidas de parte del Eterno y de su Ben Yahshua nuestro Mashiaj:
Hoy quiero traer a estudio algo delicado que la mayoria de los moreh o roeh no traen nunca a estudio y no se si es por temor o por falta de conocimiento pero que es un grave problema en la familia, sobretodo en las parejas, lo cual esta trayendo separacion, y divorcios.
Tratare el Tema con la Torah en la mano, como siempre se debe hacer, buscando las respuestas en el Creador del hombre y asi declaremos lo que es bien y lo que no lo es.
Pido a Yahweh que me otorgue palabras para no herir a nadie sino para ayudar a todos los esposos y esposas que quienen llevar una vida sin temor, sin prejuicios sin tabues y sin mentiras arraigadas en el mundo.
El tema a tratar es
LAS RELACIONES SEXUALES DENTRO DEL MATRIMONIO.
Ustedes bien saben que hoy dia hay dos frentes, LOS DOS DESAJUSTADOS Y MAL ENCAMINADOS, con referencia a la SEXUALIDAD EN EL MATRIMONIO.
-Uno es la corriente de permisibilidad, de busqueda del sexo a cualquier coste, sin importarles lo que Yahweh ordena y vaciando a si su conciencia de mitzvot que hablan de ello cayendo este mundo en la perversion y el mal camino.
-El otro es el del puritanismo, el que enseña que todo en el sexo es malo, es pecado y se abtienen de dichas relaciones en la pareja por considerarlo como PECADO olvidando que es Yahweh quien instituyo y creo nuestros cuerpos con esa atraccion que solo es VALIDA EN EL MATRIMONIO.
Estos dos extremos han llevado al mundo a la destruccion por usar o no usar el sexo DE LA FORMA ORDENADA POR NUESTRO MISMO CREADOR.
Estas dos vertientes han llevado a las parejas al divorcio y a pecar contra la misma Torah de Yahweh.
Tratare el tema con delicadeza esperando que nadie se sienta ofendido porque mi intencion no es HERIR, SINO ENSEÑAR PARA PODER CAMINAR A LA ALTURA DE LA MISMA TORAH.
¿Cómo entiende la Torá el deleite de los placeres físicos en el matrimonio?
AMADOS MIOS:
La Torá no está de acuerdo con la noción de una lucha irreconciliable entre lo físico y lo espiritual, y de hecho es, inequívoca en su rechazo a esta filosofía. Por el contrario, la Torá sostiene que, si se usa del modo apropiado, lo físico se convierta en una ayuda indispensable para obtener grandeza espiritual. Esto se consigue de dos maneras:
-En primer lugar, la actividad física es mucho más efectiva al grabar una ideo dentro del alma que lo que una contemplación intelectual sola podría ser. Casi todas las mitzvot incluyen el uso de algún elemento del mundo físico para servir a Elohe. Nuestro trabajo es tomar los obsequios de este mundo y elevarlos a la altura de la santidad.
-En Segundo lugar, la Toráh ve al goce del placer físico como algo deseable, ya que cada placer provee una oportunidad de sentir y expresar gratitud con El que creó y nos brindó este regocijo.
La visión de placer de la Toráh difiere dramáticamente de aquella predominante en la sociedad occidental. La sociedad occidental premia al placer y dirige mucha de su energía, imaginación y recursos hacia su persecución. Las obligaciones y responsabilidades son vistas como el precio que uno tiene que pagar, ciertas veces, para obtener placer.
La Toráh también valora el placer; pero con una diferencia significante. Los deberes y las responsabilidades no son el “costo” inevitable para el placer. Más bien, el placer es un producto derivado bienvenido que acompaña el cumplimiento apropiado de muchas de las obligaciones otorgadas por Yahweh Elohe. En dichas instancias, el placer introduce una obligación (en realidad, una oportunidad) para sentir y expresarle gratitud al Dador de todos los placeres. Pero el placer no es lo primario, nuestras responsabilidades hacia Elohe lo son.
La visión de sexualidad según la Toráh, es una perfecta ilustración de la actitud general de la misma hacia lo que respecta el mundo físico y sus placeres. Las relaciones físicas entre marido y mujer están hechas para ser placenteras. El hecho de tener relaciones maritales es un cumplimiento de dos mitzvot separadas.
¿CUALES MITZVOT?
– pru u’rvu (procreación) y oná (la intimidad marital en sí misma).
¿Cuál es la actitud de la Torá hacia la intimidad sexual?
Hay un concepto erróneo difundido acerca de que la Toráh ve a la intimidad sexual como algo inherentemente negativo. De acuerdo a esta noción, Yahweh insufló dentro nuestro el deseo de la intimidad sexual sólo para asegurarse de la propagación de la raza humana. Por esta razón, la Toráh permite la intimidad marital. Pero ya que esto es, en el mejor de los casos, un compromiso incómodo, es restringido con sumo cuidado. Esta aversión es expresada, por ejemplo, a través de la prohibición de la Toráh de las leyes de nidá, las cuales restringen el contacto sexual entre marido y mujer significantemente. De manera similar, las halajot que regulan la intimidad de la pareja busca, mientras sea posible, minimizar y alejar la atención del goce del acto sexual en sí mismo. (Esta adversion es reflejo del pensamiento rabinico NO DE YAHWEH por tanto no debe tomarse como guia para ABTENERSE DE LAS RELACIONES PLACENTERAS EN EL MATRIMONIO, pues es un desvio que es contrario a la misma Torah.)
Como he dicho amados ajim y ajotis, esta línea de pensamiento es obviamente falsa y fundamentalmente TORATICA. Es cierto que la Toráh ve a la procreación como el aspecto central de las relaciones matrimoniales. Pero también es claro, por muchas oraciones en la Torá Escrita , que éste no es el único propósito de la intimidad. en ella, por ejemplo, protege el derecho de la mujer a tener satisfacción sexual en situaciones en las que el embarazo claramente no es un objetivo o posible resultado. Tanto una mujer embarazada, una mujer que está en el período de lactancia como una mujer que físicamente es incapaz de concebir, a todas ellas se les otorga la misma protección de la Torá así como aquellas mujeres las cuales tienen un máximo potencial para concebir.
Más aún, las leyes son como algo que enriquece las relaciones íntimas dentro del matrimonio, y no como algo que las niega.

¿Cuál es la conexión entre el placer de la unión física y la emoción del amor?
-El término para esta relación que es la más íntima entre una pareja es “devek” (lit., unión, conexión). La Toráh nos ordena: “Por lo tanto, el hombre deberá abandonar a su padre y a su madre y adherirse (“davak”) a su mujer” (Breshit 2:24). Desde la perspectiva de la Torá, el placer de la intimidad marital sirve a la función positiva de maximizar el vínculo entre marido y mujer.
Davak (Breshit 2:24) enfatiza que el matrimonio causará una unión emocional, no solamente física, entre marido y mujer. El deseo de establecer una cercanía emocional representa la desaprobación hacia ciertos comportamientos, tales como pensar sobre otra persona cuando uno está teniendo relaciones con la pareja, consumar relaciones cuando uno se encuentra borracho, o tener relaciones sin un consentimiento mutuo. En estas situaciones, el placer físico se ha despojado del componente emocional el cuál produciría el devek. Esto es exactamente lo que la Toráh no quiere que ocurra.
Por otro lado, la santidad sexual, que transforma la experiencia de un acto físico de auto gratificación sexual en un acto espiritual de preocupación y consideración caritativo, se alcanza mejor a través de la maximización del placer de la pareja durante la intimidad.
Esta lección es un pequeño resumen de un tema delicado y sumamente complejo.
Debemos ajustar nuestro pensamiento al pensamiento de Yahweh y no rechazar en el matrimonio algo que el mismo Creador del Matrimonio ha hecho para disfrute.
Todo esto mis amados ayudara a evitar adulterios, desviaciones y pecados mucho mas graves, pues estaremos supliendo a nuestras parejas, el orden establecido que es completo amparado por nuestro Elohe Yahweh.
NO SON MALAS LAS RELACIONES SEXUALES, NO ES PECADO siempre y cuando se hagan dentro del vinculo del matrimonio TODO LO QUE SE SALGA DE AHI, ES PECADO...
El esposo deber dar el debito conyugal a su esposa, amarla, cuidarla, protegerla, mimarla, acariciarla en su intimidad Y ESTO BAJO NINGUN CONCEPTO ES PECADO.
La esposa debe tratar a su esposo de la misma manera, pues los dos SON UNA SOLA CARNE.

Sean felices y Yahweh de berajort a sus familias y parejas.
Shalom.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todah rabah por su comentario.