14/11/15

LAS INTERPRETACIONES AISLADAS TE HACEN ERRAR EL BLANCO

LAS INTERPRETACIONES AISLADAS TE HACEN ERRAR EL BLANCO.
Cuando deseamos interpretar un verso de la Kitbé, no podemos tomarlo de forma aislada y analizarlo. La inmensa mayoría de las veces, cada verso de la Kitbé/Escritura viene conectado con una discusión previa, y una posterior. Necesitamos examinar esos versos anteriores y posteriores para poder llegar a una interpretación acertada sobre un verso.

Por ejemplo, veamos el pasaje de Maaser/Hechos 10:10-15:
"Y aconteció que le vino una grande hambre, y quiso comer; pero mientras preparaban, le sobrevino un éxtasis; Y vió el shemayim/cielo abierto, y que descendía un objeto, como un gran lienzo, que atado de los cuatro cabos era bajado a la tierra; En el cual había de todos los animales cuadrúpedos de la tierra, y reptiles, y aves del shemayim/cielo. Y le vino una voz: Levántate, Kefá/Pedro, mata y come. Entonces Kefá/Pedro dijo: Maestro, no; porque ninguna cosa común e inmunda he comido jamás. Y volvió la voz hacia él la segunda vez: Lo que el Poderoso limpió, no lo llames tú común."

Muchos maestros utilizan estos versos para enseñar que ya no hay que observar las leyes dietéticas de la Torah. Sin embargo, ese no es el contexto de esta visión que tuvo Shimón Kefá (Pedro). Mas adelante vemos que Shimón si entendió el mensaje correctamente:
"Y les dijo: Ustedes saben que es abominable a un varón judío juntarse o llegarse a un extranjero; mas me ha mostrado el Poderoso que a ningún hombre llame común o inmundo. Maaser/Hechos 10:28.

De modo que al examinar el contexto de estos versos, podemos descubrir que la visión no era una instrucción para comer de toda clase de alimentos, sino para no hacer acepción de personas.
Shalom.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todah rabah por su comentario.