18/6/16

Parashá de Maaser 20:19-31

Parashá de Maaser/Hechos 20:19-31
Shaul nos demuestra que actuaba sin rehuír a sus responsabilidades y sin cobardía, aunque ello le costase lágrimas y persecusión, cosa que muchos de nosotros sabemos que padecemos por ser leales, Fieles e Integros a nuestro llamamiento.
Dice la Kitbé en Maaser:
"sirviendo a Yahweh con toda humildad, y con lágrimas y con pruebas que vinieron sobre mí por causa de las intrigas de los yahudi; cómo no rehuí de declarar a vosotros nada que fuera provechoso, y de enseñaros públicamente y de casa en casa, testificando solemnemente, tanto a yahudi como a gentiles, del arrepentimiento para con Yahweh y de la emenuah/fe en nuestro Amo Yahshua Ha Mashia"
"Y ahora, he aquí que yo, atado en ruaj/espíritu, voy a Yahrusalaim sin saber lo que allá me sucederá, salvo que el Ruaj HaKodesh solemnemente me da testimonio en cada ciudad, diciendo que me esperan cadenas y aflicciones... ...Pero en ninguna manera estimo mi vida como valiosa para mí mismo, a fin de poder terminar mi carrera y el ministerio que recibí del Amo Yahshua, para dar testimonio solemnemente de la Besorat/Buena Noticia y de la vajesed/gracia de Yahweh. Y ahora, he aquí, yo sé que ninguno de vosotros, entre quienes anduve anunciando el reino, volverá a ver mi rostro.
"Por tanto, os doy testimonio en este día de que soy inocente de la sangre de todos, ¡pues no rehuí declarar a vosotros todo el propósito de Yahweh!
"Tened cuidado de vosotros y de toda la grey, en medio de la cual el Ruaj HaKodesh os ha hecho mayorales para pastorear la Kejilah de Yahweh, la cual Yahshua compró con Su propia sangre. Pues sé que después de mi partida, vendrán lobos feroces entre vosotros que no se compadecerán del rebaño, y aún que de entre vosotros mismos se levantarán algunos hablando cosas pervertidas para arrastrar a los talmidim tras ellos.
"Por tanto, estad alerta, recordando que por tres años, de noche y de día, no cesé de amonestar a cada uno con lágrimas
."
Y luego que dijo eso, nuestro aji Shaul se despidió de sus talmidim como dice a continuación, igual que como deberíamos todos poder despedirnos cuando nos toque, cuando Yahweh disponga de nosotros.
"Ahora os encomiendo a Yahweh y a la palabra de Su gracia, que es poderosa para edificaros, y daros la herencia entre todos los santificados.
"Ni la plata, ni el oro, ni la ropa de nadie he codiciado. Vosotros sabéis que estas manos me sirvieron para mis propias necesidades y las de los que estaban conmigo. En todo os mostré que así, trabajando, debéis ayudar a los débiles, y recordar las palabras del Amo Yahshua, que dijo: ``Más bienaventurado es dar que recibir.''
"Cuando terminó de hablar, se arrodilló y oró con todos ellos. Y comenzaron a llorar desconsoladamente, y abrazando a Shaul, lo besaban; afligidos especialmente por la palabra que les había dicho respecto a que ya no volverían a ver su rostro. Y lo acompañaron hasta el barco..."
Amados ajim y ajotis, todos sabemos que tenemos cosas que hacer, todos estamos conscientes de que estamos llamados pero solo Yahweh sabe hasta cuando estaremos vivos.
Debemos pues mostrar lealtad en todo tiempo, y tener la seguridad de que "quien comenzo la obra en nosotros, la acabará".

Os tengo ahavah a todos vosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todah rabah por su comentario.