10/1/16

¿CUAL ES EL AHAVAH/AMOR QUE ÀRECE SER QUE NADIE CONOCE?

El ahavah que nadie conoce..............


Amados ajim en Yahshua HaMashiaj,  el mundo no conoce el ahavah/amor.  La gente habla mucho del ahavah/amor,  pero la mayoría cada vez tiene una idea mas remota de lo que el verdadero ahavah/amor realmente es.  
RECUERDEN LAS ADCERTENCIAS DE LAS KITBÉ HAKODESH.
La Escritura dice que según transcurran los siglos,  y "debido al aumento de la iniquidad,  el amor de la mayoría se enfriará."

En otras palabras,  hoy en el mundo,  se ama MENOS que ayer.  Y mañana se va amar menos que hoy, y serán menos los que amen.   Por eso en el mundo siempre ha habido mas guerras que lo que ha habido paz.  Y por eso la Palabra de Yahweh dice que hacia los últimos días de este mundo,  habrá mas y  peores guerras:  "se levantará nación sobre nación,"   Matt. 24:7.   
Amados,  ¡a este presente mundo no le espera nada bueno!   Y se debe a la falta de ahavah/amor.  Si todo el mundo tuviera el ahavah/amor de Yahweh  en sus corazones,  nada de esto sucedería.  
Amados,  ¿qué es el amor de Yahweh en realidad?   ¿Es simplemente una actitud de afecto y calidez?    ¡La Palabra Sagrada tiene una respuesta que puede sorprenderle!
¿Qué es el amor de Yahweh?  
Son muchos los detalles que la Kitbé/Escritura da sobre la definición del ahavah/amor, y antes hemos hablado acerca de muchas de ellas,  como hicimos por ejemplo en "DICE LA GENTE POR AHI,  'YAHWEH' ES AMOR."     Pero aquí vamos a hablar de otros aspectos del amor divino.

La  Kitbé/Escritura  nos habla constantemente de la importancia del ahavah/amor en nuestras vidas. De hecho,  Yonahan Alef/1 Juan 4:16  incluso nos dice que “Yahweh es ahavah/amor.”   Además, las Kitbé/Escrituras también nos exhortan a buscar la perfección del ahavah/amor de Yahweh en nuestras vidas.
Para nosotros hoy,  que somos la descendencia espiritual "llamada y escogida" del caído "Pueblo de Israel"  físico de Yahweh Elohe (que también era un pueblo espiritual porque guardaba "la Ley, que es espiritual");  ese original, perfecto y siempre fiel  ahavah/amor de Yahweh,  pasó a ser algo del olvido y totalmente desconocido;   ¡hasta que nos fue revelado nuevamente por medio del  Ungido Hijo de Yahweh,  YAHSHUA!

Pero,  ¿qué es el ahavah/amor de Yahweh exactamente?    ¿Y cómo se desarrolla ese ahavah/amor en nosortros?
¿Es realmente posible amar como Yahweh lo hace?    Algunas personan describen este tipo de amor como “amor altruista.”    Pero, ¿es el amor altruista, el ahavah/amor de Yahweh?

Amados míos, ¿de dónde proviene el amor divino?    
El verdadero ahavah/amor no es un sentimiento exclusivamente humano que puede reducirse a un producto de la evolución  (como algunos erróneamente concluyen);  más bien, es algo que proviene directamente de nuestro Creador.   

Según leemos en Bereshit/Génesis 1:26,  Yahweh creó al ser humano "a Su imagen y semejanza."   Y,  dado el hecho que tenemos la capacidad de amar y que fuimos creados a imagen de Yahweh, ¿quién más que Él podría ser la fuente del ahavah/ amor?  La propia Kitbé/Escritura lo afirma cuando dice:  "Yahweh es ahavah/amor,"   Yonahan Alef/1 Juan 4:8,  y ese mismo pasuk  dice "el que no ama, no conoce a Yahweh."
Pero Yahweh no solamente ama "de palabra" o "de labios." (como la inmensa mayoria de seres humanos)   El lo demuestra con acciones constantemente,  amados míos.  Una de las acciones que mas demuestran Su inmenso y continuo ahavah/amor fue cuando nos envió a Su Hijo a morir por nosotros,  "aún  siendo nosotros pecadores."
Yahshua Ha Mashiaj,   cuando vino a la tierra como la Davar/Palabra de Elohe en la carne, nos dejó el ejemplo perfecto del ahavah/amor de Yahweh.   Ajim,  Yahshua no nadamás nos dio DOS GRANDES "SANTOS MANDAMIENTOS"  "de boca,"  sino que los puso por obra.   ¡El vivió por ellos!   Y ahora que nosotros los conocemos, nosotros tenemos que procurar hacer lo mismo,  ¡porque ya  Nuestro Abba Yahweh nos habló por medio de Su Hijo Yahshua!   Amados,  y no olvidemos que dijo El  que:
"Si Yo no hubiera venido y no les hubiera hablado, no tendrían pecado;  pero ahora ya no tienen excusa por su pecado."   O sea,  que ahora que lo conocemos, ya no tenemos excusa para no cumplir con el santo mandamiento  relativo a AMAR o cualquier otra cosa que El nos haya revelado,  porque hasta los cristiano-romanos que no guardan la Ley  conocen y  predican ese mandamiento de amar al prójimo.  
(¡Y que Yahweh nos tenga misericordia y nos conceda prontamente el arrrepentimiento si nosotros lo quebrantamos!   Porque Kefas Bet/2 Pedro 2:21 dice que "hubiera sido mejor no haber conocido el camino de la  rectitud/justicia,  que habiéndolo conocido, apartarse del santo mandamiento que les fue dado" y nosotros no queremos caer en semejante juicio;   ¡porque "como mínimo"  el ahavah/amor  es el primero y el mas importante  de todos los frutos del Ruaj/Espíritu!   ¡Y en la Torah se nos ordena "probar los Espíritus"  para ver si son  o si no son de Yahweh,  añadiendo que  "por sus frutos  los conocerás"!)Amados ajim,  nueve son los "frutos del Ruaj/Espíritu de Yahweh"  que todos tenemos que desarrollar,  y aparecen listados en este orden en Galatayim/Gálatas 5:22-23:  "El fruto del Espíritu es AHAVAH/AMOR,  gozo,  shalom/paz,  paciencia,  benignidad,  bondad,  emunah/fe,  mansedumbre y templanza."
Como ven ahí,  el AHAVAH/AMOR es el fruto que encabeza la lista y  en Qorintiyim Alef/1 Corintios 13:4-7 se nos dice que "el ahavah/amor es paciente, es bondadoso.   El ahavah/amor no es  envidioso  ni jactancioso ni orgulloso.   No se comporta con rudeza, no es egoísta,  no se enoja fácilmente, no guarda rencor" fíjense en todo esto que hemos leído,  amados ajim.  Pero vean ahora lo que dice "el ahavah/amor no se deleita en la maldad  sino que se regocija con la emet/verdad.  Todo lo disculpa,  todo lo cree,  todo lo espera, todo lo soporta.  Contra estas cosas, no hay ley."
¡Contra eso  no hay ley,  amados míos!    Pero para mantenernos en la sana doctrina tenemos que ser ecuánimes y balancear/armonizar esta enseñanza con otras,  vosotros los que estais naciendo de nuevo en Mashiaj,  y entonces nos damos cuenta de que ese "todo" que hay que soportar no incluye  aceptar la iniquidad,   ni exponernos en vano a malos tratos,  ¡ni permitir que seamos engañados! porque Yahshua tampoco quiere que los Suyos sean masoquistas.  
Las Kitbé HaKodesh/Las Sagradas Escrituras nos enseñan que el propio Amo Yahshua no buscó la muerte ni la quiso,  amados míos y de Yahweh;  sino que una vez le llegó,  le llegó a su debida hora y no antes,   y en ese momento fue El que la tuvo que aceptar,  ¡porque El conocía el destino de todos los nabii/profetas  (Matt. 23:37,  Silos mal llamado Lucas 13:33-34,  Maaser/Hechos 2:23)!  
Antes de eso,  lo vemos huyendo de la muerte.   Aún la noche antes de su muerte, en Matt. 26:39 claramente lo oímos decir,  "Abba/Padre mío,  si es posible, que pase de Mi esta copa,"   para con eso demostrarnos que la muerte para El no era algo placentero ni que deseaba...sobretodo ese tipo de muerte que le esperaba.   ¡Todo lo contrario!  SI no hubiera sido de esta forma, Su muerte no hubiera sido un sacrificio.
Amados, el día anterior a su dolorosa flagelación y muerte en la cruz,   Yahshua Ha Mashiaj describió el ahavah/amor más grande que un humano puede expresar diciendo:  “Nadie tiene mayor ahavah/amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos”  (Yonahan/Juan 15:13).
Otra vez,  no se malinterprete este texto como para querer decir que todos tenemos que ofrecernos en sacrificio por nuestros amigos,  simplemente porque ellos nos quieran ver morir,  y aún menos cuando no les importe si morimos por ellos o no.   Si ellos realmente son nuestros amigos,  ¡ellos no van a menospreciar nuestra vida!   Mas bien,  pondrían también su vida en riesgo por la de nosotros.   
Amados, a lo que Yahweh se refiere es a que antes de exponer la vida de un amigo, digamos durante un rescate o una persecusión religiosa, debemos de exponer la nuestra.    Por ejemplo, en vez de ignorar a un amigo que se está ahogando, debemos de tratar de rescatarlo y salvar su vida.   Si nos persiguen y atrapan en una persecusión,  antes de delatar a nuestros hermanos y causarles la ruina debemos de callar aunque hacerlo nos cueste la vida.  Esto nos trae a memoria el similar caso de Rahjab la ramera  (Josué/Yahushua 2:6).   Esta mujer heroína  expuso su vida por salvar a unos espías aliados.
Pero, si bien este tipo de ahavah/amor es sin duda admirable,  el ahavah/amor de Yahweh va mucho más allá.  Como Mashiaj también explicó en los comienzos de Su ministerio,  amar a nuestros amigos no es suficiente para tener el ahavah/amor de Yahweh.

Amados míos,  entendamos que la magnitud del ahavah/amor de Yahweh va mucho mas allá que la del hombre natural.   En Mattityah/Mateo 5:43-46,  Yahshua Ha Mashiaj nos dice:
““Ustedes oyeron que se dijo: Amarás a tu prójimo [Vayigrá 19:18) ("y odiaras a tu enemigo", (ESTAS PALABRAS "
y odiaras a tu enemigo" NO FUERON DICHAS POR YAHSHUA ES UNA AÑADIDURA DE ROMA). Pero yo les digo: hagan tefilat por los que los persiguen; para que sean benei de su Abba que está en el shemayim; porque él hace salir su sol sobre malos y buenos, y hace llover sobre justos e injustos. Porque si ustedes aman a los que los aman, ¿qué recompensa tienen? ¿No hacen lo mismo también los recaudares de impuestos? Y si saludan solamente a sus ajim, ¿qué hacen demás? ¿No hacen eso mismo los goyim? Así que sean ustedes cabales, como su Abba celestial es cabal” 
Pero no sólo Yahshua lo predicó, ¡sino que además lo practicó!
Al ser el único ser humano totalmente libre de pecado,  Yahshua no merecía morir, “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Yahweh es vida eterna” (Romaniyim/Romanos 6:23).   Por el contrario,   Nuestro Amo Yahshua estaba en todo su derecho de pedir la vida eterna.    Sin embargo, Yahshua decidió sacrificarse por nosotros y dijo a su Abba/Padre que daría su propia vida para pagar por los pecados de Sus amigos y,  lo que es más,  ¡los de sus enemigos tambié!
Este increíble ejemplo es indispensable para comprender el ahavah/amor de Yahweh.
Amados amigos o amigas,  ¿serían ustedes capaces de amar de esta manera?  
¡Es muy difícil perdonar a quien nos esté matando,  y orar por ellos con esas palabras!   Pero las Kitbé/Escrituras nos enseñan a hacerlo para que los demás aprendan lo que es el ahavah/amor y el perdón y la rajamim/misericordia de Yahweh.    Sin duda, este tipo de ahavah/amor es una de las cosas más difíciles de desarrollar.   ¡Pero la recompensa vale la pena!   Y aun hay más que decir sobre el ahavah/amor de Yahweh. Amados,   si Nuestro Maestro Yahshua siendo perfecto  como es, nos perdona sin uno siquiera haberse arrepentido aún,   ¡cuánto mas no nos perdonará El cuando nos querramos arrepentir y acudir a El para confesarle nuestros pecados!   ¡Y cuánto mas, siendo nosotros pecadores e imperfectos como somos, no deberíamos escucharnos y perdonarnos a nosotros mismos!   ¿Entonces por que cuando necesitamos del ahavah/amor y la compasión de nuestro prójimo y acudimos a ellos,  algunos hermanos y hermanas nos los hacen imposible, nos desprecian y hasta nos juzgan?   Amados,  deberíamos de tratar de ser amorosos, pacientes,  justos,  compasivos y misericordiosos como Yahshua,  ¡para ser estimados confiables y buenos administradores de la justicia y las dispensaciones de Yahweh! 

Un poco mas adelante en las Kitbé/Escrituras,  mas o menos al año de cumplirse la muerte de Nuestro Amo Yahshua,  cuando el siervo y mártir Esteban  estaba siendo asesinado por su fe también, 
puesto de rodillas,  "clamó a gran voz:  '¡Amo, no les tomes en cuenta este pecado!'   Y habiendo dicho esto, durmió."   (Maaser/Hechos 7:70)Sus enemigos lo asesinaron y entre ellos estaba presente el joven y futuro apóstol Shaul.  Pero al igual que Yahshua,  Esteban tampoco andaba buscando la muerte por sí mismo...  
¿Es el ahavah/amor altruista  suficiente?     Claramente,  el ahavah/amor altruista —sacrificarse uno mismo por el beneficio de los demás— es una de las expresiones más puras del ahavah/amor humano.   Y,   ¿qué mejor ejemplo de ahavah/amor altruista que dar la vida por alguien más, como hizo Yahshua...?

Pues bien,  en Qorintiyim Alef/1 Corintios 13:3,  el apóstol Shaul nos explica que el hecho de dar la vida por alguien no implica que tengamos el ahavah/amor de Yahweh.  Fíjense Ustedes:   “Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado,  Y NO TENGO AHAVAH/AMORde nada me serviría.”

Así es.   ¡Hay que tener  ahavah/amor!    Pero,  amados míos,  lo difícil es que ese ahavah/amor tiene que ser consecuente  y constante para realmente ser "sin fingimiento" como bien dijo Yahshua que teníamos que amar.  
Hay que tener  "de ese mismo ahavah/amor" de Yahshua.  O sea,  primeramente un ahavah/amor  que tenemos que  probarlo mucho mas allá  que con simples palabras suaves y hermosas:   ¡hay que comprobarlo con obras...Y CON OTRAS COSAS MAS  que antes vimos en Corintios 13  (con paciencia, con bondad;  sin egoísmo,  sin orgullo,  sin jactancia ni rudeza;  SIN MALICIA,  SIN RECURRIR A LA MENTIRA)!   Ajim,   ¡tenemos que demostrar  ese ahavah/amor que alegamos ser intachable y tener por nuestros hermanos y por el prójimo en general,  con un comportamiento adecuado y con un buen obrar!    ¡Y lo demostramos ayudándolo en las cosas físicas pero también en las espirituales!     Pero ese ahavah/amor de Yahweh no queda solo ahí.  
Fíjense que también hay lo que es tan solo un amor inicial.  Este amor no-consecuente es el que tiene la mayoría de la gente.
Porque tampoco se trata de demostrarlo "solamente con acciones" que den una  buena apariencia de ahavah/amor,   amados  míos, como sería el "dar de comer a los pobres" o "vender todos los bienes"  para  diz-que  ayudar  a otros  (como Shaul  puso de ejemplo)¡sino con el verdadero ahavah/amor de Yahweh,  que es un ahavah/amor constante  y que nunca falla   aunque los que amamos nos fallen  a nosotros! como lo es  el amor que sienten los padres por sus hijos...   
Amados,  tal vez ya algunos se hayan fijado,  o ya lo hayan vivido en carne propia,  que  los padres realmente amorosos  nunca abandonan a sus hijos,  ¡y menos cuando mas problemas o aflicciones estén atravesando!,  ¿no es así?   Aunque les cueste sufrir con ellos,  los siguen acompañando y ayudando.   Pues el ahavah/amor del Abba/Padre Yahweh es  aún MAYOR  que el amor de cualquier padre humano, (Yeshayah/Isaías 49:15).   Su amor es consecuentesiempre fiel.  
El desea que tengamos Su mismo carácter perfecto y kodesh.   (Timotio Bet/2 Timoteo 2:13  declara:  "Si somos infieles, El permanece fiel,  porque no puede negarse a Sí mismo.")   Porque si mientras estamos ayudando a alguien en alguna buena obra,  sucede que ese ahavah/amor nos "falla"  y dejamos de ayudar a nuestro prójimo que está necesitado,  ¡entonces ese ahavah/amor que alegamos tenerle a esa persona queda  puesto en entredicho!    O si estamos haciendo "el bien que debemos hacer,"  pero no lo estamos haciendo de entera "buena gana"  como ejemplifica  Silas mal llamado Lucas 11:11-12;  tarde o temprano ese "ahavah/amor por el prójimo"  defectuoso y que empezó mal,  ¡nos va a fallar  y vamos a defraudar a otros!   Lo cual significa...
...que no se trata de hacer las cosas por cumplir "la letra de la Torah"  para simplemente decirle a nuestro prójimo,  "ya hice tal cosa por tí," "ya te demostré mi ahavah/amor,"   luego de haber hecho esa  buena obra o acción  que  requiere como acompañante  el amor inicial  por el prójimo que Yahshua nos manda tener,  ¡y subsiguientemente dejar sola y desamparada a la persona que está necesitada y que nos ha pedido ayuda!    (O que aunque  no nos la haya pedido  y vemos que la persona está necesitada de algo,  o sufriendo;  comoquiera se la tenemos que dar aún sin ella perdírnosla,  amados ajim y ajotis;  ¡porque la Palabra dice que "saber hacer el bien y no hacerlo,  ES PECADO!,"   Santiago/Yaacob 4:17).
El ahavah/amor del cual Yahweh nos habla es mucho mas que eso:   Tenemos que desarrollar una actitud amorosa y sufrida,   que nos permita  amar a nuestro prójimo, ya sean amigos o sean enemigos, tal como nos amamos a nosotros mismos;   ¡y así cumplir con el segundo gran mandamiento de Yahweh y de Yahshua!
Y además ese ahavah/amor tiene que ser fiel como el de Yahweh.  Qorintiyim Alef/1 Corintios 13:3 ilustra que estar dispuestos a sacrificarnos por los demás, aun al punto de dar la vida cuando fuese estrictamente necesario, es uno de los requisitos para desarrollar el ahavah/amor de Yahweh;  pero tampoco es suficiente.    Se requiere aun más que esto (Romanos 5:7). Pero ¿cómo puede ser esto posible?
¿Cómo se desarrolla el ahavah/amor de Yahweh? Muy pocas personas en el mundo entienden el Plan Maestro de Yahweh.  En resumidas palabras, este plan de salvación comienza con el ofrecimiento de la vida eterna para todo ser humano:  “En esto se mostró el ahavah/amor de Yahweh para con nosotros, en que Yahweh envió a su Hijo unigénito al mundo, para que por él tengamos vida” (Yonahan Alef/1 Juan 4:9). Como vemos ahí. Yahweh expresa  Su ahavah/amor al darnos la posibilidad de formar parte de su familia espiritual y vivir eternamente.

¿Qué espera Yahweh de nosotros?   El Espera que sigamos los pasos de Su Hijo  y que desarrollemos el mismo ahavah/amor que Él tuvo, que “el Amo encamine vuestros corazones al amor de Yahweh, y a la paciencia de Mashiaj,”   como Shaul bien nos aconseja (1 Tesalonicenses 3:5, énfasis añadido).

Pero,  ¿en qué consiste esta trasformación?    El primer paso es reconocer que Yahweh  existe; luego, reconocer que la Escritura es la palabra de Yahweh.   Y, por último, debemos estudiar su palabra y obedecerla  “el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el ahavah/amor de Yahweh se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en El” (Yonahan Alef/1 Juan 2:5).


Yahshua  expresó el ahavah/amor de Yahweh no solo muriendo por la humanidad,  sino también viviendo para nosotros.  En nuestro caso, expresar este tipo de ahavah/amor significa vivir como Él vivió.   La Palabra dice que "tenemos que andar cono El anduvo.'
Cuando uno de los líderes judíos le preguntó cuál era el mandamiento más importante, “Yahshua le dijo: Amarás a Yahweh tu Elohe con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.  Este es el primero y grande mandamiento.   Y el segundo es semejante:   Amarás a tu prójimo como a ti mismo.  De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas”  (Matt. 22:37-40).
Con esta respuesta,   Mashiaj sintetizó la esencia de los Diez Mandamientos.  Los primeros cuatro mandamientos describen formas prácticas, presentes en nuestro diario vivir, en que expresamos ahavah/amor al Abba/ Padre Yahweh cuando nuestro corazón, mente y alma están enfocados en amar al Creador.  Y los seis últimos mandamientos describen cómo debemos expresar ahavah/amor hacia los demás,  ya sea con nuestras acciones o con nuestros pensamientos.
En otras palabras, los mandamientos de Yahweh son Su ahavah/amor en acción:  tanto el ahavah/amor que debemos expresarle a Él,  como el que debemos expresar a los demás.  Sus leyes justas, amorosas y perfectas nos ayudan a comprender y practicar Su ahavah/amor en nuestra vida (Romaniyim/Romanos 13:8-10).
Amados míos,  por increíble que parezca,   Yahweh espera que alcancemos la perfección,   llegando a tener el mismo ahavah/amor que Su Hijo Yahshua tiene, un ahavah/amor tan grande, que,  sí,  ¡lo llevó  a El a morir.
Más aun,  ¡lo llevó a guardar los mandamientos de Yahweh a la perfección durante toda su vida!
Éste es el tipo de amor que nosotros debemos desarrollar,   amdos amigos y amigas, y hacerlo debería ser el propósito de nuestras vidas.   Si bien es cierto que nunca lograremos ser perfectos en ahavah/amor  (como Yahweh y Yahshua son) en esta vida,   Yahweh quiere que esa sea nuestra meta.   Y el camino hacia el ahavah/amor de Yahweh requiere de nuestra dedicación para conocer y obedecer Su palabra, “pues este es el ahavah/amor a Yahweh,  que guardemos  Sus mandamientos;  y Sus mandamientos no son gravosos” (Yonahan Alef/1 Juan 5:3).


Finalmente,  ¿conocemos realmente la Palabra de Yahweh, o sólo creemos conocerla...?
En el mundo,   los actos heroicos de amor y sacrificio son recompensados con medallas, premios, honores o incluso monumentos...que pronto son olvidados.   Pero Yahweh nos ofrece algo mucho más grande y duradero:   ¡la vida eterna en Su Reino de Shalom/Paz y de  Justicia que no tendrá fin!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todah rabah por su comentario.