26/2/16

PERMITA YAHWEH

La Kitbé/Escritura nos enseña que nuestra mente debe de ser como la de Yahweh y que debemos de estimar a nuestros ajim/hermanos como superiores y nunca como inferiores, porque así mismo es el trato de Yahweh hacia nosotros. La Torah también nos enseña a que no pensemos de nosotros mismos mas de lo que somos.
Fíjense que El nos considera como ya siendo kadosh/santos, rectos/justos y salvos. Nos considera como siendo perfectos, amados míos; siendo que aún no lo somos en el sentido estricto de la palabra, porque en primer lugar todavía tenemos nuestros cuerpos carnales. Y el punto es que El desea que seamos igual de mansos y de benévolos (dos de los frutos del Ruaj/Espíritu) unos hacia otros.
O sea, siendo que Yahweh nos puede hablar hasta por la boca de una mula si así lo quisiera, ciertamente nos puede hablar mediante cualquier persona "llamada" ... por eso la tratamos como una persona superior y ella debe hacer igual hacia nosotros...pero
...para estar totalmente seguros de eso y no auto-engañarnos, Yahweh nos ha dado a nosotros discernimiento. Nos ha ordenado a "probar a los espíritus" para ver si son de Yahweh o no, pero hacerlo con cuidado: ¡estando muy conscientes de lo que hacemos cuando probamos a otra persona, porque simultáneamente nosotros mismos podemos estar siendo probados! Y ver los frutos de las personas, y si tienen ahavah/amor y temor de Yahweh, y si se arrepienten o no. O si es que simplemente sus espíritus no son superiores a nosotros. Por eso hay que tener cuidado como uno juzga las cosas, y a la gente.
Amados, para ser salvos lo único que hay que hacer es creer en Yahshua como Ben/Hijo de Yahweh y Salvador Nuestro, y obedecerlo en TODO. Es "lo único."
Esto suena muy simple, pero irónicamente, esto es muy complejo, amados mios; porque Su Davar/Palabra nos manda a crecer continuamente, y a conocer Su vajesed/favor y rajamim/misericordia cada vez mas. Esto supone una gran responsabilidad de nuestra parte....pero con todo y lo complejo y difícil, ¡es mucho mas fácil que aprenderse la Torah para salvarse! porque esto último es imposible.
Porque... esa misma Davar/Palabra nos dice que Nuestro Amo Yahshua no desea tener como seguidores Suyos a simples "oidores de la Davar/Palabra, sino a HACEDORES de la Davar/Palabra." Cuando crecemos en el conocimiento, inevitablemente tarde o temprano nos encontaremos con que Yahshua quiere que los que realmente somos Suyos obedezcamos los Mandamientos y los preceptos que El guardó como ejemplo para nosotros imitar.
Y por otra parte la Kitbé/Escritura nos dice que tenemos que obedecer a todo lo que hayamos recibido como "verdad," porque de lo contrario caeríamos en pecado y juicio; y nos ordena a vivir por (una) emunah/fé "puesta en acción" para que la nuestra no sea una "emunah/fe muerta;" y también dice que "al que mucho se le dé, mucho se le exigirá."
De manera que aunque haya sido por "favor" (o "gracia divina") y por rajamim/misericordia, que de forma inicial fuimos llamados a salvación, y a entender el sacrificio y rol de Nuestro Salvador en nuestras vidas; nosotros somos salvos por la emunah/fe que tengamos puesta en El (en cuanto a que es capaz de salvarnos); somos salvos por las obras que de acuerdo a la Kadosh/Santa Torah/Ley de Yahweh realicemos en agradecimiento a El por esa emunah/fé, y somos salvos, mis amados ajim, por la rajamim/misericordia que le tengamos a nuestro prójimo. Todo eso Yahshua mandó que obedeciéramos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todah rabah por su comentario.