12/2/16

REFLEXION SOBRE LA NECEDAD DEL HOMBRE

REFLEXION
El hombre realmente insensato no desea la sabiduría, pues persiste en la necedad, y si la encuentra la rechazaría. El hombre sabio procura obtenerla. Hay una gran diferencia entre las actitudes de ambos.
«El temor a Yahweh es el principio de toda sabiduría, los necios desprecian la sabiduría y la instrucción.» (Mishlé/Prov. 1.7; 1.22).
El necio confía en sí mismo. No confía en Yahweh (1.7, 29), sino que confía en su propia «sabiduría.» Tampoco le interesan los consejos de los sabios. «Al necio le parece bien lo que emprende, sin embargo el sabio atiende al consejo» (12.15).
Queridos míos, para el necio, nadie es más digno de confianza o de sabiduría que él. Pero dice la Torah que «El que se fía de sí mismo es un necio, mas el que procede con sensatez está a salvo» (28.26).
El que es sabio, hace todo lo contrario al necio:
«Confía en Yahweh con toda tu alma, no te fíes de tu propia inteligencia; en todos tus caminos piensa en El, y El allanará tus sendas. No te tengas por sabio, teme (respeta) Yahweh y evita el mal» (3.5-7).
El necio, al confiar en su propia comprensión, rechaza el temor de Yahweh, y elige caminar mal. ¿Cuál es el resultado de la confianza en sí mismo?
-La arrogancia (21.24), que a la vez es un rechazo a toda autoridad, inclusive a la de sus propios padres (15.5; 10.8), y a la de Yahshua Ha Mashiaj.
El necio se caracteriza por querer su propia satisfacción (1.32). Después de todo, ¿para qué se necesita la instrucción si "ya se sabe todo?" ¿Para qué la corrección? ¿Quién necesita de la sabiduría, si ya ha llegado a la madurez? El necio tiene su manera de hacer las cosas, queridos míos, ¡es imprudente por naturaleza (14.16), y ya vimos que no se le quita ni machacándolo en un mortero!
«El hombre inteligente PROCURA LA SABIDURIA, la boca del necio se apacienta de necedades» (15.14)
AMADOS MIOS:
Según los pasukim anteriores, el insensato no tiene ninguna capacidad para la obtención de sabiduría. Podría decirse que no tiene inclinación a ella. Tal vez, pueda buscar la sabiduría y toparse con ella, pero es incapaz de reconocerla o de conservarla. Por eso algunos llegan a la "columna y sostén de la Verdad" de Yahshua, y no la pueden reconocer. Otros llegan y reconocen que en la Kejilah "hay Verdad," pero no aprecian su pureza, y se sienten compelidos a tomarla y a mezclarla con sus necedades. Su afán es sentirse de alguna manera exclusivos.
No obstante a todo esto, los "llamados" con mas experiencia debemos de identificar a los nuevos llamados que Yahweh va trayendo a Su Kodesh Verdad, y que todavía no la conocen, para diferenciarlos de los que son necios. A simple vista, podrían aparentar ser una misma gente. Pero a los que son realmente fieles al Padre Yahweh los identificamos por su humildad no fingida y otros frutos. Ciertamente, "por sus frutos los conoceremos" a unos y a otros. Cuando nos hablan o escriben, tenemos que considerar como nos hablan o se expresan por escrito o verbalmente. No podemos permitir que un tonto pase por sabio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todah rabah por su comentario.