13/4/16

NUESTRAS NUEVAS COMUNIDADES EN YAHSHUA HA MASHIAJ

Seria bueno REPASAR LA TORAH y nuestro ESPEJO para ver si nos reflejamos en el de la forma correcta.
Hoy dia muchos olvidan que Yahweh no llama solo a que pongamos PALABRAS PURAS EN NUESTROS LABIOS, El tambien desea que nuestro LEV (corazon este lleno de agradecimiento y de buenas OBRAS que en realidad SON LAS VERDADERAS PRUEBAS DE QUE TU CAMINAS EN EMUNAH (Fe).
¿Porque digo esto? Porque Yahweh puso su Torah en nuestro LEV y es ahi donde se resuelven de verdad QUIEN ERES REALMENTE.
Muchos retornan a las Raices Hebreas, a las Sendas antiguas, pero quieren seguir siendo lo que antes eran, sin cambiar, sin haber ni un rasgo de cambio en su interior, y eso no es posible mis amados.
Yahweh nos llama PARA DARNOS UN CAMBIO DE 180 GRADOS no para que nos quedemos y caminemos como antes lo haciamos..
ESE CAMBIO SE PRODUCE CUANDO DECIDES EN TU LEV A QUIEN SERVIR.
Muchos forman comunidades, comienzan con grupos familiares y eso esta muy bien porque cualquier momento para reunirnos es bueno y edificante y estimula a las buenas obras. Pero en realidad a muchos grupos les falta COMENZAR CON RAICES HEBREAS que no son otras que las que caminamos los BENEI YISRAEL a traves de seguir LAS PAUTAS DELINEADAS POR YAHWEH EN SU BARUT TORAH, siguiendo siempre LAS PISADAS Y EJEMPLOS DE YAHSHUA HA MASHIAJ. porque sin ellas, los grupos que se forman acabaran siendo grupos religiosos sin fruto alguno.
¿Como deberia ser tu comunidad y como deberias tu actuar?
Aunque uno pueda escoger entre un millón de causas diferentes, el LEV (corazón) leal que anhela justicia y emet/verdad no se conformará con nada menos que la verdadera solución a esta edad de caos y tristeza, quebranto y angustia. El mayor acto revolucionario es responder a la llamada que atenta contra la esencia misma del sistema mundial. Esta llamada fue expresada y presentada con claridad y detalle por Yahshua, el Ben/Hijo de Yahweh Elohe..
¿Cómo sería una revolución tan auténtica?
¿Cuál sería su manifestación tangible?
Simplemente, Maaser 2:44: “Todos los que creían estaban juntos y tenían todas las cosas en común”. El movimiento revolucionario más profundo de la historia, y que para muchos ha permanecido oculto, ha sido la forma de vida que tenían los talmidim de Yahshua en el primer siglo. De hecho, se les llamaba "El Camino", porque estaban dedicados a aprender, producir y preservar una cultura emergente que es la única manera que El Camino puede ser; al igual que una semilla de manzana, por su naturaleza, producirá un manzano. Está en la genética de la semilla. El “ADN” de la verdadera Besorat (Buena Nueva) siempre producirá el mismo resultado, un pueblo puesto aparte. La vida descrita en Maaser 2:44 fue el primer fruto, que debía madurar.
La llamada de la Buena Nueva es la solución definitiva a toda la injusticia de este mundo enfermo y moribundo. El único antídoto para la opresión y la agresividad de estos tiempos. No hay nada que exponga más a esta egocéntrica sociedad de consumo, que un pueblo que permanece unido contra viento y marea, en las buenas y en las malas, a través de pruebas, compartiéndolo todo y determinados a no abandonarse unos a otros. Maaser 2:44 prueba al máximo este pacto de ahavah, demostrando su gloria y calidad. El ahavah surge de una motivación interna y no de una presión externa. Solo un ahavah mayor que el deficiente ahavah humano podrá soportar la prueba que vendrá sobre la tierra en los últimos días. Debe ser un ahavah divino, derramado en los LEVIM (corazones) de hombres y mujeres redimidos.
Los Mitzvot de Yahshua, el Ben/Hijo de Yahweh Elohe, plantean el máximo desafío para el alma humana y te conectan con la fuente del ahavah divino. Debes comenzar por abandonar tu propia agenda y embarcarte en la más noble tarea: establecer el Reino de Yahweh en la tierra, tal y como existe en el mismísimo LEV (corazón) del Creador. Esta es la misma llamada que Avraham obedeció hace muchísimo tiempo.
Los Mitzvot y las enseñanzas de Yahshua son el programa detallado para equipar a un pueblo, para resistir la marea de esta cultura del “yo, mi y mío” que está destruyendo el tejido mismo de toda sociedad humana. El egoísmo desmedido está preparando el camino para la llegada de un gobierno único mundial, y una sociedad que finalmente dará la bienvenida al Anti-mashiaj y la marca de la Bestia. Esta monstruosidad social será el resultado de un proceso sistemático de allanado de las mentes de las personas, que conseguirá, por la persuasión de una constante propaganda agresiva -dirigida directamente al aspecto espiritual de las masas-, despojar a los seres humanos de todo valor y dignidad en los proximos años.
Han sido corrompidos el alma y el corazón de la humanidad, dañados, desfigurados. Sin embargo, los corazones humildes persisten, tratando de encontrar la manera de no ser arrastrados por el “vive para ti mismo”, que es el himno de esta sociedad. Los jóvenes son seducidos por el “canto de las sirenas” de ser algo en la vida, tener estudios superiores, y una prometedora vida de placer, comodidad y ocio. El duro batallar de la vida, que ha sido siempre lo que ha preservado el carácter de la gente justa, hoy en día se desprecia. Los seres humanos, deslumbrados y engañados, están siendo reducidos al nivel de meras bestias, que viven discutiendo, codiciando, engañando, luchando para ponerse por encima de otros, ansiando, odiando y despreciando. Todos los antiguos linderos se están traspasando. El hombre vive consumido únicamente por buscar su propia satisfacción, alimentando así su ego insaciable. Por eso el mundo está llegando a ser como en los días de Noaj y como en Sodoma y Gomorra, cuando todos los pensamientos y las intenciones del LEV (corazón) de los hombres eran sólo hacer siempre el mal.
La vida que resulta de obedecer la Buena Nueva de Yahshua, sacude esta deslumbrante fachada que tiene engañado a todo el mundo, y supone la llamada más radical que el hombre haya escuchado jamás. Esta vida define claramente la medida del verdadero ahavah, como la luz de un faro en medio de una tormenta, en la negrura de la noche. Esta luz expone la oscuridad del egoísmo y pide cuentas a la humanidad.
El punto de partida para alcanzar la alianza de ahavah que hay en el Mashiaj, es romper con las ataduras de tu vida en este mundo. Es un requisito para todo aquel que desee llegar a ser un talmidim de Yahshua; estas son las llamadas “palabras duras” de la Besorat que los predicadores cristianos no incluyen en sus sermones porque no la comprenden ni entienden.
-Primero, debes dejar tu vieja vida y tu trabajo u ocupación.
-Segundo, debes entrar en una alianza con todos aquellos que también creen (así como un hombre y una mujer entran en una alianza de matrimonio “hasta que la muerte los separe”).
-Tercero, te conviertes en una nueva persona, que irá siendo transformada hasta llegar a ser como el Mashiaj Yahshua.
El resultado de obedecer la Buena Nueva, es Maaser 2:44: Todos los que creen
viven juntos y tienen todas las cosas en común. Esta es la vida ejemplar que es la luz del mundo en medio de esta sociedad oscura y decadente. La Buena Nueva nos llama a emprender un peregrinaje para establecer una nación santa puesta aparte, una sociedad que el Creador mismo mantiene unida. La nación kadosh está formada por aquellos que antes no eran un pueblo, pero ahora son un pueblo por su obediencia a la Besorat.
Así que lo que hay que hacer es dejar primero, entrar despues y luego convertirse en todo lo que Él necesita que seamos. Sólo una sociedad con esta integridad podrá perseverar hasta el final y ser la voz del Creador, la Voz de nuestro Abba kadosh Yahweh, suplicando al hombre moderno para librarle de la ola de engaño que el malvado gobernante de esta edad está arrojando sobre una incauta generación global y que mientras mas nos acerquemos a la llegada de nuestro Mashiaj mas intensa y dura será.
AMADOS AJIM:
Caeremos, si estamos divididos. Solo un pueblo fuertemente unido podrá mantenerse en los corruptos últimos días. Ahora es tiempo de guerra espiritual.
La única fuerza que podrá vencer esta gran opresión espiritual es verdadera comunidad. Ni la comunidad intencional, ni energía alternativa, ni la agricultura sostenible, sino verdadera comunidad de gente que ama con todo su LEV (corazón), alma y fuerzas. Esta solo nace de la respuesta apropiada a la llamada de nuestro Elohe Yahweh. Él nos llama a una verdadera comunión.
La “kehilaj” no es un edificio, como todo el mundo piensa.
Es una familia, un pueblo, una confederación formada por gente que voluntariamente se sacrifican por los demás, siguiendo el mismo patrón que Aquel al que siguen, el autentico Mashiaj de Yisrael, Yahshua Ha Mashiaj. Es una vida tribal que contrasta con la soledad del mundo, un lugar donde Yahweh puede vincularse al hombre y éste a Yahweh. Donde a Yahweh le agrada morar por medio de su Ruaj HaKodesh. Todas las demás revoluciones no cumplirán nada, ellas van por toro camino.
El LEV (corazón) del hombre tiene que ser uno con Yahweh Elohe y con su propósito, y ser uno también con los demás seres humanos vinculados por el llamado y la radicalidad.
El movimiento más radical que ha habido en toda la historia de la humanidad ha sido la kehilaj del primer siglo, la cual fue establecida por los doce enviados del Mashiaj, quienes habían aprendido íntimamente del Salvador mismo. Eran un pueblo con un LEV y un alma, un Cuerpo de creyentes, no sólo en doctrina; una realidad diaria de ahavah y cuidado, una experiencia práctica. Tristemente, no duró mucho; porque entró la apostasia y el humanismo, pero dejó un modelo, una chispa de esperanza para un pueblo que continuaría donde ellos lo dejaron y encendería un fuego para cumplir todo lo que dicen los antiguos escritos de la Torah y los nabii/profetas.
El ahavah es la solución. El ahavah es la luz del mundo. Si los que tienen este ahavah no llegan a ser un solo LEV y alma serán barridos en los tiempos de prueba que se avecinan; pero los mansos heredarán la tierra: los humildes, los siervos, aquellos que sirven día y noche para que se cumplan las promesas de Yahweh Elohe.
LA BUENA NUEVA son buenas nuevas para el LEV dispuesto y humilde.
¿Se requiere algo de un talmid?
-En verdad, en verdad os digo: el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no viene a condenación, sino que ha pasado de muerte a vida. (Yonahan 5:24)
¿Has pasado de muerte a vida? ¿Cómo puedes estar seguro?
-Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida porque tenemos ahavah a los ajim. El que no tiene ahavah permanece en muerte.(Yonahan Alef 3:14)
¿Tienes ahavah a los ajim? ¿Cómo lo sabes?
-En esto conocemos el ahavah: en que El puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los ajim. (Yonahan Alef 3:16)
¿Qué pasa si no entregas tu vida por tus ajim?
-En verdad, en verdad os digo que si alguno guarda mi palabra, no verá jamás la muerte. (Yonahan 8:51)
Shalom a sus vidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todah rabah por su comentario.